Tendencias
El pepino es una hortaliza que contiene vitaminas y minerales fundamentales para el organismo. Foto: Getty images.
El pepino tiene propiedades diuréticas que ayudan a bajar de peso. Foto: Getty images. - Foto: Foto: Getty images.

salud

Pepino: ¿por qué es un aliado para bajar de peso y cómo se debe consumir?

Tiene propiedades diuréticas, es rico en fibra y posee un alto contenido de agua.

El pepino es un vegetal muy apetecido para incluir en diferentes preparaciones. Destaca por ser bajo en calorías, y rico en agua, minerales y antioxidantes, que lo convierten en un alimento saludable para el organismo.

Además, es un producto que ayuda a reducir las grasas del organismo, el azúcar de la sangre y la presión arterial, por lo que es recomendado para prevenir y tratar enfermedades, como la aterosclerosis, la diabetes y la hipertensión arterial, indica información del portal de salud y bienestar Tua Saúde.

En la larga lista de propiedades, este vegetal destaca por su aporte equilibrado de nutrientes. Por ejemplo, según información del portal Cuerpo Mente, proporciona ácido fólico, magnesio, potasio, vitamina C y B5, lo que contrasta con su bajo aporte calórico. “Un pepino mediano de unos 250 gramos apenas supone 30 calorías para el organismo”, precisa la citada fuente.

Es buena fuente de vitamina C, que es clave para estimular el sistema inmune. Este antioxidante natural es también básico para la producción de colágeno y protege frente al daño que los radicales libres pueden causar en las células. De igual forma, aporta ácido fólico y vitamina B5.

El primero ayuda al organismo a crear células nuevas, según la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos; mientras la B5 es indispensable para el crecimiento y le ayuda al cuerpo a descomponer y utilizar los alimentos.

También es rico en minerales como el potasio, y oligoelementos como el silicio, determinante para la formación del colágeno en la piel y los tejidos blandos del organismo. En el pepino abunda el potasio, mineral esencial para regular la tensión arterial.

Aliado del peso saludable

Una de las grandes bondades que ofrece el consumo de este vegetal es que ayuda a bajar de peso, gracias a que tiene pocas calorías y es rico en agua y fibras, que aumentan la saciedad entre comidas, reduciendo las ganas de comer, por lo que es un alimento recomendado para usar en las dietas tendientes a adelgazar, asegura Tua Saúde.

Su riqueza en potasio es otro punto a favor de la pérdida de peso, pues este mineral ayuda a desintoxicar el organismo y a disminuir la retención de líquidos, eliminando el exceso de sodio y las toxinas del cuerpo a través de la orina. También, según Tua Saúde, funciona como un antiinflamatorio para el estómago, por lo que mejora la digestión, además de disminuir la acidez y la formación de gases en el tubo digestivo.

Al contener buenas cantidades de fibras y agua, los pepinos ayudan a suavizar y a aumentar el tamaño de las heces, promoviendo su eliminación por el intestino, mejorando así los problemas de estreñimiento y evitando la inflamación favoreciendo el propósito de bajar los kilos de más.

Otros beneficios

Otras bondades son, por ejemplo, que al estar compuesto principalmente de agua puede prevenir la deshidratación. De igual forma, es un vegetal rico en antioxidantes y nutrientes, como las cucurbitacinas, que poseen propiedades anticancerígenas y antiproliferativas, que impiden el desarrollo de células cancerosas y, adicionalmente, su importante cantidad de fibras ayuda a mejorar la salud cardiovascular, ya que promueven la disminución de grasas en el organismo.

El pepino contiene un bajo índice glucémico. Esto hace que la glucosa en la sangre aumente lentamente, por lo que ayuda a prevenir y controlar la diabetes.

¿Cómo consumirlo?

Este vegetal puede consumirse crudo, en ensaladas, jugos y batidos o en forma de encurtido, conocido como pepinillos. Otra de las formas más comunes de usarlo es en agua, para lo que se requiere de un pepino grande o dos pequeños, un litro de agua y hojas de menta.

Se lavan bien los pepinos y se cortan en rueditas. Luego se ponen en una jarra junto al agua y las hojas de menta. Se recomienda dejar reposar la mezcla en el refrigerador, en lo posible toda la noche para que el agua quede impregnada de su sabor y remover bien antes de servir.