vida moderna

¿Cómo utilizar la arcilla medicinal para la inflamación?

La arcilla tiene propiedades antiácidas, limpiadoras, cicatrizantes, absorbentes y reguladoras de la temperatura.


Para muchos la palabra arcilla puede significar, barro, sucio, húmedo, escultural, o masa de tierra. Sin embargo, son palabras, que de hecho, no tienen absolutamente nada que ver con su verdadero significado.

Cabe recordar que desde tiempos antiguos se ha usado en la alfarería para hacer objetos de uso cotidiano o decorativos como porcelana y loza. Además, se la considera hasta el día de hoy, como un elemento importante en la construcción de edificaciones.

Ahora bien, en la geoterapia se destaca como un elemento que puede tener fines curativos. Esto gracias a sus propiedades antiácidas, limpiadoras, cicatrizantes, absorbentes y reguladoras de la temperatura, según el portal Mejor con Salud.

arcilla
La arcilla en la geoterapia se destaca como un elemento que puede tener fines curativos. - Foto: Getty Images/iStockphoto

Problemas de salud para tratar con arcilla

  • Hinchazón, flatulencia y problemas hepáticos: espesa, a temperatura ambiente. Se debe extender con generosidad sobre el estómago. ( no se recomienda aplicar después de comer).
  • Dolor de cabeza: cerrar los ojos y taparse los oídos antes de aplicar una cataplasma en la nuca o en la frente. En la nuca también es útil para el insomnio.
  • Asma y bronquitis: aplicar la arcilla caliente (no tiene que molestar) y no muy espesa sobre el pecho.
  • Dolores lumbares, dorsales y cólicos renales: preparar espesa y caliente, y extenderla con amplitud sobre la zona dolorida. Separar la aplicación de las comidas al menos 15 minutos.

¿Cómo se aplica la arcilla?

Mascarillas:

  • Se puede mezclar con zumo de fruta o levadura de cerveza y aplicarla en caso de problemas dermatológicos como acné o piel grasa.

Cataplasmas:

  • Con una espátula de madera o con la mano extender la arcilla sobre un trozo de tela de hilo o algodón (puede ser un pañuelo, una servilleta) hasta conseguir un espesor de entre 5 mm y 2 cm.
  • Luego, aplicar sobre la piel de la zona afectada. Donde hay vello o heridas se puede poner una gasa entre la piel y la arcilla, lo que ayudará a retirarla.
  • Después, fijar con un vendaje o cubrir con lana o franela.

Polvoreada:

  • Aplicar la arcilla en polvo sobre rozaduras, irritaciones, úlceras, eccemas húmedos, en el masaje o para fricciones.

Compresas:

Envolturas:

  • Seguir el mismo procedimiento: humedecer la envoltura, escurrir y poner en contacto con el brazo, la pierna, el tronco o el cuerpo entero.
  • Abrigarse y meterse en la cama durante la aplicación.

¿Cómo se usan las cataplasmas?

Las aplicaciones pueden durar entre una hora (si es caliente, hasta que se pierde el calor), y tres o cuatro horas, incluso ocho horas, es decir toda la noche, según el portal especializado en salud, Cuerpo y Mente.

  • En grandes aplicaciones, entre 2 y 4 horas, una vez al día.
  • El tratamiento puede durar desde días a meses.
  • En abscesos y erupciones purulentas, se aplica cada media hora o cada hora, durante el tiempo que sea necesario.
  • En traumatismos, se deja entre 1 hora y 3 horas, y se repite.

Para el dolor y la inflamación

  • Dolores articulares: para tratar la artrosis, el reuma, la artritis así como golpes y esguinces es muy recomendable. La arcilla caliente actúa como un analgésico. Si se aplica en forma de cataplasma sobre la zona dolorida es capaz de aliviar al poco tiempo articulaciones, músculos y vértebras.
  • Varices: la arcilla roja, en específico, tiene propiedades para tratar las piernas con varices, alivia el dolor de las zonas que padecen artrosis, o inflamaciones leves, según el magazín El Mundo Deportivo, en su sección de salud y bienestar.
  • Gota: la arcilla fría sobre la zona dolorida no solo aliviará la dolencia sino que también absorberá las toxinas.
  • Edemas y traumatismos: es un antiinflamatorio natural. Aplicar una cataplasma tibia sobre la zona afectada durante siete días aliviará la dolencia.
  • Riñones: las cataplasmas calientes sobre la espalda baja aliviarán los riñones y eliminarán los cálculos. También se puede utilizar para tratar problemas del hígado.