alimentación

Consumir avena: estas son sus propiedades y beneficios para la salud

La avena es el cereal más nutritivo y completo que existe, razón por la cual su consumo regular trae importantes beneficios para el organismo.


Una de las recomendaciones que siempre dan los expertos nutricionistas en materia de consumo saludable es alimentarse regularmente con avena o por lo menos incluirla dentro de la dieta.

La avena es un cereal que pertenece a la familia de las poáceas o gramíneas, plantas que se caracterizan por producir flores que parecen espigas, de donde se obtienen las hojuelas.

Dentro de su carga nutritiva, la avena contiene fibra, vitaminas, minerales, proteínas y grasas no saturadas, por lo que se le considera uno de los alimentos más nutritivos de la familia de los cereales.

Además, posee nutrientes clave para el organismo como calcio, zinc, cobre, fósforo, hierro, magnesio, potasio, sodio y vitaminas B1, B2, B3, B6 y E.

Beneficios para el cuerpo

Gracias a que las hojuelas de avena contienen una gran cantidad de aminoácidos esenciales, uno de los principales beneficios es el fortalecimiento del sistema inmunológico y el buen funcionamiento de las necesidades básicas del cuerpo.

De acuerdo con la publicación Nutrition Reviews, citada por el medio El Universal de México, la avena posee una fibra soluble llamada betaglucano, que ayuda a reducir el colesterol en la sangre entre un 5 y un 10 %, lo que significa que permite una reducción de los niveles de colesterol en la sangre.

Esta fibra también tiene efectos antihipercolesterolémicos, que ayudan a inhibir la absorción exagerada de colesterol en el intestino y regular su funcionamiento.

Por otra parte, de acuerdo con un artículo de The British Journal of Nutrition, la avena ayuda al crecimiento de las bacterias buenas en el intestino.

En esto coincide la Escuela de Salud de Harvard, que asegura que la avena ayuda al crecimiento de la flora intestinal y por ende evita problemas como el estreñimiento y el síndrome de intestino irritable.

Por otra parte, de acuerdo con Maren Torheim, autora del libro Comer sano para adelgazar y citada por el portal El Observador, la avena ayuda a regular los niveles de azúcar en la sangre.

Según Torheim, los carbohidratos disponibles en la avena contienen un índice glucémico bajo y por eso ayudan a evitar el aumento de azúcar en la sangre.

Además, de acuerdo con Torheim, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA European Food Safety Authority) de la Unión Europea, aceptó cuatro declaraciones de propiedades saludables de la avena entre las que se destacan la reducción de colesterol, evitar el aumento de azúcar en la sangre y ayudar a regular el tracto intestinal.

A esto se le suma que gracias al contenido de ácidos grasos monoinsaturados reduce el riesgo de sufrir de enfermedades vasculares

Además, el cereal contiene yodo, que es un mineral que ayuda a la tiroides a funcionar en forma correcta, ayudando a prevenir el hipotiroidismo o cualquier enfermedad que se desarrolle en la tiroides.

Cómo consumirla

Gracias a su gran cantidad de componentes positivos, no representa un peligro a la hora de consumirlo ni tiene toxinas o contraindicaciones generales; todo lo contrario, es una de las principales recomendaciones de los médicos para una dieta saludable.

Sin embargo, según Torheim, no se trata de consumirla en exceso, sino que debe hacerse con moderación y la porción recomendada es de una taza o un plato sopero al día.

Al contribuir a la buena evacuación del intestino, consumirla en exceso puede generar un aumento en el volumen de las evacuaciones así como gases, lo que puede resultar incómodo para quien lo consume.

Además, es importante tener en cuenta que si bien la avena en su forma natural no contiene gluten, cuando ha sido manipulada por fábricas o procesadores y comercializadores del producto, pueden agregarle gluten, así que los alérgicos o personas con celiaquía (enfermedad autoinmune que daña el revestimiento del intestino delgado y que se produce por el consumo de gluten en cualquier cereal) deben verificar primero que sea natural y libre de este.