vida moderna

¿Cuál es la dieta de la longevidad y qué alimentos la componen?

Un reciente estudio menciona que la alimentación cumple un papel fundamental para vivir más años.


Los expertos aseguran que una dieta sana y equilibrada mantendrá de manera saludable a todos los órganos del cuerpo e incluso menciona que es la mejor manera de prevenir diversas enfermedades.

Investigadores de la Universidad del Sur de California se dieron a la tarea de revisar cientos de estudios sobre nutrición durante la última década y encontraron que la alimentación que puede prolongar el tipo de vida incluye legumbres, cereales integrales y las verduras, por lo que forman parte fundamental del plan de alimentación, al igual que muchos frutos secos y aceite de oliva.

Lo expertos mencionan que en esta dieta está permitido el consumo de pescado y que el pollo debe consumirse en pequeñas cantidades, mientras que la carne roja o procesada debe eliminarse por completo; por su parte, el azúcar y los granos refinados, como el pan blanco, la pasta y los cereales, deben comerse de manera ocasional.

Los investigadores detrás del estudio no especifican exactamente qué cantidad de alimentos se deben consumir, pero mencionan, en la publicación de sus conclusiones en la revista Cell, que seguir este plan de alimentación retrasa la llegada del envejecimiento y reduce el riesgo de desarrollar enfermedades relacionadas con la edad, como la diabetes y el cáncer.

“La dieta en su conjunto, que abarca la composición de los alimentos, la ingesta de calorías y la duración y frecuencia de los períodos de ayuno, afecta el período de tiempo en el que se mantienen la salud y la capacidad funcional. Aquí, analizamos los estudios de envejecimiento y nutrición en organismos simples, roedores, monos y humanos para vincular la longevidad con el crecimiento conservado y las vías metabólicas y delinear su papel en el envejecimiento y las enfermedades relacionadas con la edad”.

Superalimentos
Una alimentación sana y equilibrada es indispensable para tener el peso corporal adecuado y mantener los niveles de azúcar adecuados en la sangre. - Foto: Getty Images

Los científicos mencionan que se debe tener presente la edad de quien quiere empezar a implementar este tipo de dieta y las enfermedades de base que ya formen parte de su historial médico. “Estos hallazgos se integran para definir una dieta de longevidad basada en un enfoque de múltiples pilares ajustado por edad y estado de salud para optimizar la vida útil y la salud en humanos”.

Los investigadores aseguran que todo lo que se ingiere en el día debe comerse dentro de un período de 12 horas; por lo que recomienda ayunar todos los días durante el tiempo restante. El doctor Valter Longo, experto en envejecimiento y ciencias biológicas y autor principal del trabajo, argumentó que “no es una restricción dietética destinada solo a causar pérdida de peso”, y mencionó que el objetivo real de implementar este tipo de alimentación es retrasar el envejecimiento y “ayudar a evitar la morbilidad y mantener la salud hasta una edad avanzada”.

El doctor y la profesora Rozalyn Anderson, experta en envejecimiento de la Universidad de Wisconsin, analizaron todo tipo de dietas populares, como la restricción calórica y la dieta cetogénica alta en grasas y baja en carbohidratos. También la dieta mediterránea, así como el vegetarianismo y el veganismo. Y examinaron diferentes tipos de patrones de alimentación, incluido el ayuno intermitente, que es frecuente y de corta duración.

Tras analizar estos tipos de alimentación, los expertos determinaron que un plan de alimentación ideal implicaría comer una cantidad moderada a alta de carbohidratos que represente alrededor de la mitad de la ingesta diaria de calorías de una persona. Es importante mencionar que estos deben consumirse en su estado natural.

También incorporaría una cantidad “baja pero suficiente” de proteína, principalmente de origen vegetal, que constituye alrededor de una décima parte de la dieta. Según los investigadores, un tercio de todas las calorías diarias ingeridas deben provenir de grasas de origen vegetal. Además, cada tres o cuatro meses, las personas con mayor riesgo de enfermedad deberían ayunar durante cinco días.