vida moderna

¿Fatiga crónica? Estas son las vitaminas que se necesitan para evitarla

La buena alimentación contribuye a conservar la vitalidad del organismo.


Diversos factores de la jornada diaria pueden causar estrés físico o mental, lo que desencadena una serie de respuestas en el organismo. La fatiga es una de ellas y se caracteriza por provocar una sensación de cansancio que se alivia tras un tiempo de descanso.

Cuando esta condición no desaparece, se considera una enfermedad grave. De acuerdo con los expertos de MedlinePlus, el síndrome de fatiga crónica es una afección que altera los sistemas del cuerpo y suele tener una larga duración. También conocido como encefalomielitis, esta condición interrumpe la realización normal de las tareas durante el día.

Cansancio y debilidad son síntomas de algunas enfermedades. Foto: GettyImages.
El síndrome de fatiga crónica es una afección que altera los sistemas del cuerpo y suele tener una larga duración. También conocido como encefalomielitis, esta condición interrumpe la realización normal de las tareas durante el día. Foto: GettyImages. - Foto: Foto Gettyimages

Pese a que se asocia generalmente con el estrés y la realización de actividades que requieren demasiado esfuerzo, se desconocen las causas que pueden originar esta enfermedad. Asimismo, señalan los especialistas de Mayo Clinic, no existe una única prueba con la que se pueda diagnosticar la fatiga crónica, ya que esta puede ser resultado de varios factores.

Entre los síntomas más comunes de la fatiga crónica, enlista el mencionado portal, se encuentran:

  • Fatiga
  • Problemas de memoria o concentración
  • Dolor de garganta
  • Dolores de cabeza
  • Agrandamiento de los ganglios linfáticos del cuello o las axilas
  • Dolor muscular o articular sin explicación
  • Mareos que empeoran al pasar de estar acostado o sentado a estar de pie
  • Sueño no reparador
  • Agotamiento extremo después de realizar ejercicio físico o mental

Algunos factores como la edad y el sexo pueden influir en las probabilidades de padecer esta afección. De acuerdo con los expertos, los adultos jóvenes y mediana edad son más propensos a sufrir esta enfermedad. Asimismo, las mujeres suelen ser diagnosticadas con más frecuencia que los hombres.

Buena alimentación, crucial para prevenir la fatiga

Conservar la vitalidad del cuerpo es fundamental para poder realizar con éxito las actividades cotidianas. Para ello, no solo es necesaria una actividad física regular, sino también una alimentación saludable, rica en nutrientes esenciales que son vitales para el organismo.

Vitaminas

Las vitaminas se caracterizan por ser un compuesto que aportan una variedad de beneficios para el cuerpo. El complejo B hace parte de esta familia y se compone por algunas vitaminas como la B1 (tiamina), B2 (riboflavina) y B6 (piridoxina), las cuales estimulan la producción de energía. Otros nutrientes de esta familia son el ácido fólico (B9) y B12, que son esenciales para la generación de nuevas cédulas, la regeneración de las células dañadas y el funcionamiento adecuado del sistema nervioso central, señala el portal La vida lúcida.

Las vitaminas y los minerales contribuyen al correcto funcionamiento del cerebro y el sistema nervioso.
Otros nutrientes de esta familia son el ácido fólico (B9) y B12, que son esenciales para la generación de nuevas cédulas, la reparación de las células dañadas y el funcionamiento normal del sistema nervioso central, señala el portal La vida lúcida. - Foto: Getty Images

Minerales

Entre los nutrientes que se destacan por sus propiedades se lista el magnesio, un compuesto que está presente en muchas reacciones enzimáticas que se producen al interior del ser humano. De hecho, la deficiencia de este mineral en el cuerpo puede provocar distintas afecciones en la salud.

Por otra parte, una de las funciones más importantes del magnesio es intervenir en la producción y uso del trifosfato de adenosina, un intermedio energético. Lo anterior señala que puede ser beneficioso también para conservar la vitalidad.

Tenga en cuenta que ante los síntomas de la fatiga crónica es recomendable acudir a un especialista que pueda realizar el diagnóstico adecuado e indicar el tratamiento más propicio de acuerdo con la condición de salud. Algunos alimentos y opciones naturales pueden aliviar las molestas asociadas a esta afección, pero no curarla.

El jengibre es uno de los ingredientes que pueden mejorar el malestar que sufren las personas con fatiga crónica, gracias a sus propiedades antiinflamatorias. Igualmente, las semillas de cáñamo son reconocidas por su alto contenido en magnesio que, como se explicó anteriormente, es fundamental para la energía del organismo. El polen de abejas también es rico en este nutriente, además de contener vitamina B, C y hierro, por lo que se caracteriza por su acción revitalizante.

También le puede interesar...