Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 11/9/2017 11:59:00 AM

Ejercicio para el dolor

Los médicos recomiendan la actividad física como un buen remedio para las enfermedades. Moverse no solo ayuda con el tratamiento de las patologías físicas, sino también contribuye a tener un mejor estado emocional y mental.

Ejercicio para controlar las enfermedades Basta con una caminata rápida de 20 a 30 minutos, cuatro o cinco veces por semana, para obtener los beneficios de la actividad física. Foto: The Telegraph/Alamy

Hay una receta común para todos los pacientes y no es el acetaminofén. Se trata del ejercicio, la prescripción preferida de los médicos porque tiene efectos positivos frente a todas las patologías. Infinidad de estudios soportan los beneficios de la actividad física, aunque todavía muchos prefieren evitarla por el esfuerzo, la voluntad que requiere o el dolor que en algunas ocasiones podría provocar.  La realidad es que moverse contribuye con esos dolores y con la recuperación del cuerpo, por fuera y por dentro. Además, es la medicina más barata y fácil de conseguir.

El movimiento es importante para que el cuerpo tenga una buena irrigación sanguínea. “La falta de movimiento conlleva a que en los músculos y articulaciones se produzca una acumulación de líquido de desechos de la actividad celular que incluye ácido”, explica el fisioterapeuta Marco Antonio Morales, doctorante en Neurociencia Cognitiva Aplicada de la Universidad de la Costa de Barranquilla. “El ácido acumulado conlleva a la apertura de los sensores de ácido, que conduce a que los impulsos asciendan hasta la médula y quizás hasta el cerebro, lo que sería una forma de sentir más dolor”, agrega el experto.

Le puede interesar: El ejercicio genera felicidad

Recientes investigaciones demuestran que el dolor no se puede explicar únicamente como un daño en algún tejido o un defecto anatómico, sino que es procesado en el sistema nervioso cerebral, lo que permite que los pacientes piensen diferente el dolor y puedan mejorar su experiencia con la actividad física.  “La reacción natural del cuerpo es suspender la actividad cuando comienza el dolor. Con el tiempo, la cantidad de actividad necesaria para provocar dolor se reduce lentamente y finalmente conduce a discapacidad, desuso y probablemente depresión”, dice Morales.

Los expertos aseguran que una sola sesión de ejercicios aumenta la producción de analgésicos endógenos, lo que ayuda a que el dolor disminuya, pero lo hace de manera transitoria. Por su parte, el ejercicio repetido produce una disminución del dolor, pero de forma duradera. El movimiento no sólo aumenta la salud de las articulaciones, tejidos blandos, sistemas circulatorio y respiratorio, sino que también favorece al cerebro, ya que “calma los posibles facilitadores del dolor, debido que el ejercicio aeróbico suave bombea sangre y oxígeno alrededor de los nervios, lo que ayuda a calmarlos”, explica Morales.

Recomendamos: Cinco claves para hacer ejercicio

Existen varios tipos de ejercicio físico: el aeróbico, anaeróbico, de resistencia y los mixtos. Cada uno con diferentes beneficios para el organismo. Por ejemplo, el ejercicio aeróbico está estrechamente relacionado con la pérdida de peso, lo que a su vez tiene implicaciones para el tratamiento del dolor crónico a medida que se reduce la presión de las articulaciones.

Por su parte, el ejercicio de resistencia u otras formas de entrenamiento de fuerza pueden mejorar la capacidad de la persona para sostener el hueso y el cartílago mediante una mejor musculatura que soporta el movimiento alrededor de la articulación. “El entrenamiento de resistencia mediante ejercicios repetitivos de rango completo de movimiento tienen la capacidad para mejorar el equilibrio y la flexibilidad. Esto reduce el riesgo de caídas y la posibilidad de más dolor o lesiones”, afirma el experto.

Le puede interesar: Con 45 minutos de ejercicio por semana se controla la artritis

Generar estos cambios es mucho más sencillo de lo que suena. En muchos casos, basta con una caminata rápida de 20 a 30 minutos, cuatro o cinco veces por semana, para obtener los beneficios de la actividad física.  “Es importante hacer los movimientos de forma gradual y segura. De esta forma el sistema de dolor entenderá que las molestias que pueden causarle el ejercicio no son amenaza para el cuerpo y esto le permitirá hacer ejercicio sin dolor”, concluye el experto. En todo caso, es importante consultar con un profesional de la salud que ayude a conformar una rutina de ejercicio adecuada a la condición de cada persona y las necesidades de cada paciente.

EDICIÓN 1968

PORTADA

Uber y el eterno debate para regular las plataformas

El pleito con Uber es solo la punta del iceberg del fuerte pulso regulatorio y de competencia que tienen las plataformas con el Gobierno. Los impuestos y los vínculos laborales son la papa caliente del debate. ¿Se podrá llegar a un acuerdo?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1968

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.