Tendencias
La artrosis se causa por el desgaste del cartílago que cubre las uniones entre huesos. Foto: Getty Images.
La artrosis es una de las afecciones que se causa por el desgaste del cartílago que cubre las uniones entre huesos. Foto: Getty Images. - Foto: Foto: Getty Images.

vida moderna

Ejercicios que se pueden realizar si se sufre desgaste de cartílago

Solo el médico puede determinar si la rutina de ejercicios realizada es apta para cada individuo.

El cartílago es el tejido firme, pero flexible, que cubre los extremos de los huesos en una articulación. Estos, ejercen la labor de amortiguar y proteger los extremos de los huesos para que las articulaciones se muevan adecuadamente.

Los cartílagos también dan forma y apoyo a otras partes del cuerpo, tales como las orejas, la nariz y la tráquea. Además, es normal que estos comiencen a desgastarse con el paso del tiempo, lo que genera dolor en las áreas en las que sucede.

Los dos grupos de personas que más sufren problemas relacionados con el desgaste de cartílago son los deportistas o los adultos mayores, siendo las rodillas una de las áreas más afectadas.

Cuando no se tiene suficiente cartílago no permite que los huesos se deslicen por encima de los otros con facilidad, lo que desata los dolores intensos al mover las extremidades, limitaciones en el movimiento, deformidades, inflamaciones y enrojecimientos.

Por lo anterior y a pesar de que los dos grupos mencionados de personas son los que más sufren problemas en este sentido, cada individuo debe encargarse de mantener un estilo de vida que permita la óptima condición de los cartílagos.

La artrosis es una enfermedad degenerativa de los huesos que inicia con la destrucción o perdida gradual del cartílago articular. Foto: Getty Images.
Las rodillas suelen las áreas más afectadas con el desgaste de cartílago. Foto: Getty Images. - Foto: Foto: Getty Images.

Para ello es necesario acudir a un especialista que brinde las indicaciones adecuadas dependiendo en la condición que se encuentra cada persona. Por ejemplo, la revista UnCOMO, publicada a través del portal Mundodeportivo, listó una serie de ejercicios que, bajo supervisión de un experto, pueden desarrollar quienes padecen desgaste de cartílago:

  • Ciclismo: es una de las mejores opciones para los que prefieren el ejercicio al aire libre. Si se acomoda el sillín de la bicicleta más arriba de lo normal, no se verán impactadas las articulaciones y cartílagos que rodean el área que más trabaja en este caso, la rodilla.
  • Natación: ayuda a mantener flexibles las articulaciones, especialmente el cuello, los hombros, y la pelvis. Los grupos musculares que particularmente se utilizan al nadar varían según el movimiento que se escoja. Además, no se someten los cartílagos a altos impactos.
  • Caminar: es una opción para los que prefieren ejercicios de poco impacto. Aunque parezca un hábito normal, caminar cierta distancia es una forma de activar el cuerpo. Además, los cartílagos sufren poco durante la actividad.

Además de lo anterior, la revista especializada UnCOMO, publicada a través del portal Mundodeportivo, listó una serie de consejos con los que es posible regenerar el cartílago:

  • Ingerir vitamina C: esta fortalece el sistema óseo, además tiene un alto contenido de antioxidantes que ayudan a mejorar las defensas del organismo y a aumentar la producción de colágeno. Gracias a esto, la circulación de la sangre mejora, lo cual acelera el proceso de curación de las lesiones y también regenera el tejido fibroso del cartílago.
  • Tomar colágeno: no solo es importante para la salud de la piel, sino para los huesos, cartílagos y articulaciones. De acuerdo con la entidad de salud Sanitas, el colágeno brinda “resistencia y elasticidad, además de resultar imprescindible para los músculos y los órganos”.
  • Consumir lisina: es un aminoácido que ayuda a absorber el calcio y producir colágeno. Los expertos señalan que se requiere de consumir al menos 12 mg por cada kg de peso. Este aminoácido se encuentra en carnes rojas, huevos, legumbres, bacalao y frutos secos.
  • No olvidar la vitamina D: ayuda a que el calcio consumido se absorba fácilmente para que el cuerpo pueda asimilarlo. Por ello, previene enfermedades como la artritis y la osteoporosis. Se encuentra en leche, salmón, ostras, pescados.