Tendencias
Alzheimer
Una dieta saludable para contribuir a la prevención de la demencia. - Foto: Getty Images

vida moderna

El alimento que ayuda a reducir el riesgo de padecer demencia

Una alimentación equilibrada es clave para una buena salud cerebral.

El portal web Terra destaca los beneficios de la alimentación MIND, específicamente de los cereales integrales, pues son una gran opción para incluir en la dieta y contribuir a la prevención de la demencia.

“Es vital la incorporación de estos alimentos en la alimentación cotidiana. Además, no solamente se combatirá el deterioro cognitivo, sino que se le aportarán al cuerpo nutrientes específicos”, indica el sitio web.

Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, explica que esta dieta es una combinación de otras dos dietas sanas, la mediterránea y la DASH.

Su nombre proviene de la sigla MIND (Mediterranean Intervention for Neurodegenerative Delay), la cual traduce intervención de la dieta mediterránea para el retraso neurodegenerativo. Cabe mencionar que la dieta DASH es un tipo de alimentación enfocada en detener la hipertensión.

“Los resultados de un estudio reciente demuestran que, a medida que transcurre el tiempo, los ancianos que siguen la dieta MIND parecen sufrir menos deterioro cognitivo, como problemas de la memoria”, detalla la entidad de salud.

En esta investigación, el equipo de expertos analizó los hábitos alimenticios (teniendo en cuenta la dieta MIND) de 900 ancianos por varios años. “Los científicos descubrieron que quienes regularmente siguieron dicho patrón de alimentación mostraron menos deterioro cognitivo con el transcurso del tiempo que las personas que no lo hicieron”, menciona Mayo Clinic.

Asimismo, se encontró que, además de tener beneficios para disminuir el deterioro cognitivo, la dieta MIND ayuda a disminuir la presión arterial y el colesterol sérico.

La dieta MIND se caracteriza por realizar los siguientes patrones alimenticios en la rutina diaria:

  • Comer mínimo tres porciones de cereales integrales al día.
  • Comer verduras de hojas verdes como ensalada seis veces semanalmente.
  • Comer otro tipo de verduras al día.
  • Bayas, mínimo dos veces a la semana.
  • Carne roja menos de cuatro veces semanalmente.
  • Pescado, mínimo una vez a la semana.
  • Fríjoles más de tres veces semanalmente.
  • Aves de corral mínimo dos veces a la semana.
  • Frutos secos, mínimo cinco veces por semana.
  • Utilizar aceite de oliva para cocinar y preparar las comidas.
  • Menos de una cucharada de mantequilla al día.
  • Menos de una porción de queso a la semana.
  • Menos de cinco dulces o pasteles a la semana.
  • Un vaso de vino u otra bebida alcohólica al día.

Dieta mediterránea

Esta dieta se caracteriza por:

  • Las comidas son a base de vegetales, con pequeñas cantidades de carne de res y carne de pollo.
  • Hay más porciones de granos enteros, frutas, verduras, nueces y legumbres.
  • Alimentos naturales con contenido alto de fibra.
  • Gran consumo de pescado y otros mariscos.
  • El aceite de oliva es la fuente principal de grasa para la preparación de las comidas.
  • Los alimentos son preparados de manera simple, sin agregar salsas o jugos.
  • Los alimentos que no se consumen, o que se ingieren con poca frecuencia, son las carnes rojas, dulces y postres, huevos y mantequilla.

Dieta DASH

Esta dieta incluye alimentos que son más ricos en potasio, calcio y magnesio y más baja en sal que la alimentación diaria típica. Medline Plus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, menciona que las metas de la dieta DASH incluyen:

  • Reducir el sodio a no más de 2,300 mg por día. Lo ideal es consumir solo 1,500 mg.
  • Disminuir la grasa saturada hasta el 6 % y la grasa total al 27 % de las calorías diarias. Es importante incluir productos lácteos bajos en grasa, pues pueden ser una opción saludable para bajar la presión arterial sistólica.
  • Al elegir grasas, que sean saludables como el aceite de oliva y el aceite de canola.
  • Elegir los granos integrales antes que los productos de harina blanca o pasta.
  • Consumir frutas y verduras frescas todos los días.
  • Comer nueces, semillas o legumbres (fríjoles o guisantes) todos los días.
  • Elegir cantidades moderadas de proteína.
  • Disminuir los carbohidratos a 55 % de las calorías diarias.
  • Disminuir el colesterol a 150 mg.
  • Obtener al menos 30 gramos de fibra diariamente.