psicología y mente

Estos son los hábitos de un cerebro feliz, según la psicología

Mantener la parte superior del cuerpo con sensaciones de placer y bienestar puede ser posible. Conozca las claves para hacerlo.


El estudio del comportamiento humano y las maneras cómo se establecen relaciones interpersonales es un área en la que se han centrado varias ramas del conocimiento, como la psicología y la sociología.

Uno de los órganos que controla el funcionamiento del organismo es el cerebro, pero con el tiempo han surgido interrogantes sobre su óptimo mantenimiento. La organización Kids Health dice que se puede comparar este órgano con una computadora central que almacena toda la información de algo o alguien.

Por otro lado, desde la neurociencia se ha estudiado el cerebro para lograr hallar datos que puedan servir como sustento y se relacionen con la felicidad, emoción humana que se caracteriza por la exaltación de los sentidos. De esta manera, la neurocientífica Sara Teller y el escritor Ferran Cases dieron luz a la creación literaria El cerebro de la gente feliz, en el que comparten las claves para que la parte superior del cuerpo se mantenga alegre.

Investigadores han podido constatar que la dopamina, la oxitocina, la serotonina y la endorfina son las sustancias encargadas de producir felicidad en los seres humanos. Cada una actúa como un mensajero químico que se conecta con el cerebro y el organismo; por ejemplo, la dopamina activa cinco tipos de receptores celulares y es frecuentemente considerada como la causante de sensaciones placenteras y la sensación de relajación, según la Clínica Hospital San Fernando.

En cuanto a la endorfina, es la que disminuye el dolor, suele segregarse cuando se realiza ejercicio, alguien se encuentra bailando o se lleva a cabo una actividad que demanda pasión, explican varios portales de psicología y salud.

Conjuntamente, la oxitocina está ligada al comportamiento maternal y en general se compone para ayudar al cerebro a sentir cariño por las personas allegadas, señala la Farmacia Angulo. Por último, la serotonina es considerada como un antidepresivo natural, en pocas palabras, es catalogada como “la hormona de la felicidad”.

Foto de referencia sobre el cerebro
Es el encargado de brindar la información de funcionamiento al resto el organismo, según neurocientíficos. - Foto: Getty Images

Así las cosas, Sara Teller y Ferran Cases abordaron la sensación de placer y bienestar del cerebro, y como resultado dan a conocer las claves o hábitos para lograr la felicidad en la parte superior del organismo:

1. Permanecer en el presente: no gastar energía, tiempo o pensamientos, en índoles que quedaron en el pasado o visiones que se esperan en el futuro. Los expertos indican que todo radica en saber gestionar el estrés y los miedos que se sienten en el ahora y, por lo tanto, el drama y el agobio serán mitigados, además se debe soltar aquellas emociones poco fructíferas y aceptar que es natural sentirlas, pero deben ser pasajeras.

2. Ser resilientes: la resiliencia se hace llamar como el arte que se sobrepone a las dificultades. De acuerdo con la Asociación Americana de Psicología, es el proceso de adaptarse bien a la adversidad, a un trauma, tragedia, amenaza, o fuentes de tensión significativas, como problemas familiares o de relaciones personales, problemas serios de salud o situaciones estresantes del trabajo o financieras.

Según los especialistas, las personas que son resilientes se caracterizan por hacer planes realistas, tener una visión positiva de sí mismos, comunicarse con destreza y solucionar problemas, por último, tiene la capacidad para manejar sentimientos e impulsos fuertes.

Feliz / felicidad / salud / vida
Una mujer sonríe durante una manifestación contra la violencia de género con motivo del Día Internacional de la Mujer en La Paz, Bolivia, el martes 8 de marzo de 2022. (AP Photo/Juan Karita) - Foto: AP

3. Probar nuevas cosas: suele suceder que las personas no están acostumbradas a los cambios en el estilo de vida. Sin embargo, en la búsqueda de un cerebro más feliz, los autores dicen que hay que tomar nuevas decisiones. Puesto que realizar una actividad por mucho tiempo, vivir en la costumbre y no ver otras posibilidades genera apatía, según Teller y Cases.

4. Humor y más humor: ser feliz también puede ser un tema de actitud. Expertos han mencionado que mantener un humor enérgico y vivaz mejora la salud mental. El Instituto Salamanca consigna que se puede denominar humor a un estímulo, a una respuesta o a una disposición de ánimo que puede ser habitual o también pasajera. De esta manera, mantener un buen humor puede ser saludable y gratificante.