Tendencias
La tristeza no significa depresión, pero la depresión se caracteriza por una profunda tristeza, sin consuelo alguno.
La depresión se caracteriza por una profunda tristeza, sin consuelo alguno. - Foto: Juan Carlos Sierra

salud

Hierbas y suplementos que ayudan a combatir la depresión

La depresión puede generar sentimientos de tristeza y pérdida de interés o placer por la mayoría de las actividades habituales.

La depresión es un trastorno emocional que causa sentimientos de tristeza y pérdida de interés para realizar diferentes actividades. Es una afección que incide en los sentimientos, los pensamientos y el comportamiento de una persona, y que puede ocasionar diversidad de problemas físicos y emocionales.

Más que solo una tristeza pasajera, la depresión no es una debilidad y las personas no pueden recuperarse de la noche a la mañana de manera sencilla, precisa el instituto de investigaciones clínicas Mayo Clinic. Se trata de un padecimiento que puede requerir tratamiento a largo plazo y normalmente es necesario recurrir a los medicamentos, psicoterapia o a ambos.

Para muchas personas, la depresión se presenta solo una vez en la vida. No obstante, hay quienes padecen varios episodios durante los cuales los síntomas se producen gran parte del día, casi todos los días y pueden evidenciarse de diferentes formas.

Por ejemplo, se pueden presentar sentimientos de tristeza, ganas de llorar, vacío o desesperanza; arrebatos de enojo, irritabilidad o frustración, incluso por asuntos de poca importancia; pérdida de interés o placer por la mayoría de las actividades habituales o todas, como las relaciones sexuales, los pasatiempos o los deportes; alteraciones del sueño, como insomnio o dormir demasiado.

También, algunas personas pueden experimentar cansancio y falta de energía, por lo que incluso las tareas pequeñas requieren de un esfuerzo mayor; falta de apetito y adelgazamiento, o más antojos de comida y aumento de peso; ansiedad; lentitud para razonar, hablar y hacer movimientos corporales; sentimientos de inutilidad o culpa; dificultad para pensar, concentrarse y tomar decisiones, y problemas físicos inexplicables, como dolor de espalda o de cabeza.

Getty Images
La depresión puede afectar a diferentes tipos de poblaciones. - Foto: Getty Images

Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que en todo el mundo el 5 % de los adultos padece depresión y con el paso de los años se ha convertido en la principal causa de discapacidad. Además, es un problema que afecta más a la mujer que al hombre.

Si bien se trata de una afección que normalmente requiere de tratamiento médico y terapias, hay algunas alternativas complementarias con remedios caseros y suplementos que pueden ayudar a mejorar la condición de las personas que la padecen, indica el portal Healthline.

Rhodiola (Rhodiola rosea)

Esta hierba ayuda a reducir los síntomas y a lograr una mejor respuesta al estrés. Este sitio web precisa que esta planta puede ejercer efectos antidepresivos a través de su capacidad para mejorar la comunicación de las células nerviosas y reducir la hiperactividad del eje hipotalámico-hipofisario-adrenocortical (HPA).

El mencionado eje es un sistema complejo que regula la respuesta del cuerpo al estrés. La investigación sugiere que la hiperactividad misma puede estar asociada con la depresión mayor.

Según Healthline, algunos estudios muestran que usar suplementos de rhodiola puede beneficiar a las personas con depresión al afectar los receptores de neurotransmisores y las redes moleculares, que pueden tener un efecto beneficioso sobre el estado de ánimo.

“Otro estudio encontró que un suplemento compuesto de rhodiola y azafrán reducía significativamente los síntomas de depresión y ansiedad en adultos con depresión de leve a moderada después de seis semanas”, indica.

Azafrán

El azafrán es una especia que contiene compuestos antioxidantes, incluidos los carotenoides crocina y crocetina. Las investigaciones han encontrado que aumenta los niveles del neurotransmisor serotonina, que mejora el estado de ánimo en el cerebro.

Si bien se desconoce exactamente cómo funciona este proceso, se cree que el azafrán inhibe la recaptación de serotonina, manteniéndola en el cerebro por más tiempo, asegura Healthline. No obstante, se necesitan estudios más grandes y de mayor duración para sacar conclusiones sólidas.

Amor, relaciones de pareja, desamor
Los cuadros de depresión se presentan más en mujeres que en hombres, según la OMS. - Foto: Getty Images

Ácidos grasos omega-3

Los aceites omega-3 son grasas esenciales, lo que significa que se deben obtener de la dieta. Algunos estudios muestran que los suplementos de estos aceites pueden ayudar a tratar la depresión. Un análisis realizado en 2020 de ensayos de control aleatorios, que incluyeron a 638 mujeres, encontró que los suplementos de ácidos grasos omega-3 mejoraban significativamente los síntomas depresivos en mujeres embarazadas y posparto.

No obstante, otros estudios han observado resultados mixtos. Por ejemplo, uno de 2019 encontró que los suplementos de omega-3 no reducían los síntomas depresivos en niños y adolescentes.

Vitamina D

La vitamina D es un nutriente indispensable que desempeña numerosas funciones esenciales en el cuerpo. Desafortunadamente, muchas personas no tienen suficientes niveles de vitamina D y se presenta con mayor frecuencia en quienes sufren de depresión. Esta vitamina puede combatir esta afección a través de varios mecanismos, incluida la reducción de la inflamación, la regulación del estado de ánimo y la protección contra la disfunción neurocognitiva.

Vitaminas B

Las vitaminas B juegan un papel importante en la función neurológica y la regulación del estado de ánimo. Las vitaminas B, incluyendo folato, B12 y B6, son necesarias para la producción y regulación de neurotransmisores como la serotonina, el ácido gamma-aminobutírico (GABA) y la dopamina. Los estudios científicos evidencian que las deficiencias de vitamina B12 y folato pueden aumentar el riesgo de depresión, y tomar suplementos con estos nutrientes puede ayudar a reducir los síntomas en ciertas poblaciones.

Otros suplementos como el zinc, el magnesio y la creatina también pueden ayudar en los procesos de tratamiento de la depresión, por ello consumir alimentos o suplementos que los contengan es clave.