Tendencias
Los altos niveles de azúcar en la sangre pueden ser un riesgo para la salud.
Los altos niveles de azúcar en la sangre pueden ser un riesgo para la salud. - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

Estos son los hábitos que provocan diabetes sin darse cuenta

Es importante tener un estilo de vida saludable para evitar complicaciones de salud.

Algunas personas creen que consumir azúcar o alimentos con elevadas cantidades de este ingrediente es el único factor que contribuye a tener niveles altos de glucosa en la sangre.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades explican varios hábitos que pueden incrementar considerablemente los niveles de azúcar en la sangre, aumentando el riesgo de desarrollar diabetes:

  1. Tomar café, incluso sin endulzantes. En algunos individuos el nivel de azúcar es sensible a la cafeína.
  2. Reemplazar el azúcar con endulzantes artificiales.
  3. No dormir y descansar las hora suficientes. Cuando el cuerpo no duerme bien utiliza la insulina de manera ineficaz.
  4. No desayunar.
  5. Utilizar aerosoles nasales. Estos productos tienen sustancias químicas que causan que el hígado produzca más azúcar en la sangre.

Prediabetes

Algunas personas consideran que la prediabetes es algo leve y que no pone en riesgo la salud. Sobre esto es importante aclarar que si no se trata a tiempo se puede desarrollar diabetes.

Esta afección ocurre cuando los niveles de glucosa de la sangre son más altos de lo normal, pero aún no han llegado al rango con el que se diagnostica diabetes tipo 2.

“Se puede tener prediabetes durante años sin ningún síntoma claro, por lo que frecuentemente no se detecta hasta que aparecen problemas de salud graves, como diabetes tipo 2″, explican los Centros para el control y la prevención de enfermedades.

Los factores de riesgo para padecer esta afección incluyen los siguientes:

  • Tener sobrepeso.
  • Tener 45 años o más.
  • Padres o hermanos que tengan diabetes tipo 2.
  • Ejercitarse menos de 3 veces a la semana.
  • Haber tenido diabetes gestacional.
  • Ser afroamericano, hispano, latino, indoamericano o nativo de Alaska.

Diabetes

La glucosa es energía para el cuerpo. La función de la insulina es transportar la glucosa del torrente sanguíneo a la grasa, el músculo y otras células para almacenarse y utilizarse como fuente de energía. En las personas que sufren de diabetes, su cuerpo no hacer ese transporte, lo que da como resultado niveles altos de azúcar en la sangre.

Síntomas de diabetes

  • Orinar de forma frecuente y varias veces al día.
  • Tener mucha sed.
  • Tener hambre constantemente.
  • Perder peso sin razón alguna.
  • Fatiga.
  • Problemas de visión o visión borrosa.

Alimentos recomendados para personas diagnosticadas con diabetes

  • Carbohidratos saludables: estos incluyen frutas, vegetales, cereales integrales, legumbres, productos lácteos bajos en grasa (queso y leche).
  • Alimentos ricos en fibra: vegetales, frutas, nueces, legumbres, y cereales integrales. Estos son claves para ayudar a regular los niveles de glucosa en la sangre.
  • Pescados: los expertos de Mayo Clinic recomiendan el consumo de pescados dos veces a la semana, para contribuir a la salud cardíaca. Se pueden elegir el salmón, la caballa, el atún y las sardinas. Lo ideal es consumirlos asados o de otro tipo, pero no frito.
  • Grasas saludables: incluir alimentos que tengan grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas. Algunos de estos son el aguacate, nueces, aceite de canola, aceite de oliva o de cacahuate.

Pie diabético

Aunque es una afección común en las personas que padecen diabetes, es importante evitarla. Según explica Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, este daño es conocido como neuropatía diabética, el cual “puede provocar entumecimiento, hormigueo, dolor o pérdida de sensibilidad en los pies”.

Como la persona no puede sentir dolor, puede no darse cuenta de que tiene un corte, herida o ampolla en el pie. Esta herida puede infectarse y no curarse de la forma correcta, debido a que los vasos sanguíneos dañados puede provocar un flujo sanguíneo deficiente en los pies. En consecuencia, esto puede causar gangrena y los músculos y tejidos pueden morir. Respecto a esto, los médicos deben recurrir a una amputación, para evitar mayores riesgos.