Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/19/2017 11:59:00 AM

"La mitad de los hipertensos no saben que lo son"

En el mes del corazón, SEMANA habló con Enrique Melgarejo, presidente de la Sociedad Colombiana de Cardiología, sobre las enfermedades cardiovasculares y el sistema de salud colombiano.

Hipertensión y enfermedades cardiovasculares no se detectan a tiempo "La mitad de los hipertensos no saben que lo son"

SEMANA: ¿Por qué la hipertensión es una enfermedad "hérfana"?

Enrique Melgarejo: La hipertensión es una enfermedad huérfana a pesar de ser el factor de riesgo más prevalente porque es la manifestación de una enfermedad de daño vascular, pero hace casi ocho años que no hay medicamentos nuevos. En gente mayor de 45 años uno de cada cuatro es hipertenso, pero lo más grave es que la mitad de esa gente no lo sabe. Lamentablemente tan solo tenemos un 30 por ciento de éxito con los pacientes bien tratados porque estamos llegando tarde, cuando la hipertensión se diagnóstica en el brazo, la aorta está enferma.

SEMANA: ¿Cuál es la forma de saber si alguien tiene hipertensión?

E. M.: La única manera es ir al médico. Pero hay que saberla tomar, por ejemplo si se la toma de pie o con las piernas cruzadas, o si acabó de tener momento de furia, se sube la tensión porque es un mecanismo de defensa, entonces normalmente se sube para que le llegue más sangre al corazón y puedas correr. Pero es enfermedad cuando se sube en una persona que está tranquila. Los tensiometros de muñeca no sirven para nada, como son lo más barato la gente los tiene en la casa. Lo que deben hacer es ir al médico a que le tomen bien la tensión con aparatos avalados.

Puede leer: Bajar la presión puede salvar su vida

SEMANA: ¿Cómo convencer a adulto mayor que tiene alto los niveles de colesterol y triglicéridos que está en riesgo serio?

E. M.: Hay una cosa que es cierta y es que los médicos no sabemos comunicar. Les decimos “usted tiene colesterol, triglicéridos, tómese esta píldora y cuidado con la grasa”. ¿Ese paciente qué entendió? Nada, no se empoderó ni tomó conciencia. Uno de los fracasos que más se presentan es la falta de adherencia terapéutica, que consiste en que el médico prescribe los medicamentos y el paciente no cumple el tratamiento, porque como la hipertensión no duele y el sistema de salud no siempre la da la droga que debe darle, el paciente no es consiente de la enfermedad.



SEMANA: ¿El sistema de salud colombiano brinda todo lo necesario para atender a las personas con enfermedades cardiovasculares?

E. M.: Estamos bien para atender al enfermo que viene infartado, con ataque cardiaco. Es decir, estamos bien equipados para manejar la etapa final de la enfermedad, pero lo lógico es educar desde la niñez para que no se expongan a riesgos. Por ejemplo, si un adolescente de 18 años que es fumador va al médico y él le dice que lo deje de hacer porque va a tener un infarto o un cáncer el día de mañana, el joven lo va a ver muy lejano. En cambio si el médico le dice que va a tener disfunción eréctil, el adolescente seguro deja de fumar. Es el mismo mensaje dado de otra forma.

El sistema de salud colombiano es perverso y en este caso estamos llegando ya cuando el enfermo tuvo un desenlace. Lo que tenemos que hacer es hacer prevención.

SEMANA: ¿Los medicamentos que hay en el POS son suficientes para controlar las enfermedades cardiovasculares?

E. M.: En teoría sí, pero hay una pelea entre el Ministerio de Salud y el gremio médico porque el sistema de salud lo hace por subasta, compra el medicamento más barato de todos, no le importa la calidad, por ejemplo que vengan de la China en tanques de lata oxidados. Entonces les dan los genéricos de mala calidad que no son iguales de eficaces en todos los casos.

SEMANA: La cardióloga Meaney Martínez explicaba que la prevención empezaba desde la gestación, ¿usted está de acuerdo con eso?

E. M.: Es cierto, porque las mujeres que están mal nutridas -llamémoslo pobreza- tienen niños de bajo peso al nacer, porque está mal de proteínas, y cuando crezca puede tener una falla renal, ser hipertenso. Entonces el hecho de que una mujer no tenga una nutrición adecuada puede hacer que tenga un niño que está en riesgo.

SEMANA: Nos puede explicar por qué una persona que es diabética, hipertensa y tiene colesterol tiene un daño vascular…

E. M.: El daño vascular comienza antes de que exista un síntoma, entonces la hipertensión es la manifestación de que existe un daño vascular, no es un factor de riesgo, lo mismo con la diabétes, son enfermedades. Es el daño precoz al que la gente se expone por hábitos inadecuados de vida. Por eso la OMS habla de prevención primordial que es que crear hábitos para que no se imponga el factor de riesgo, todo lo que un niño aprenda hasta los cinco años perdura, es enseñarles a comer verduras y hacer ejercicio. Es cambiar el concepto de tratar enfermedades por el de prevenirlas.

SEMANA: ¿Qué les recomendaría a las personas que ya sufrieron un infarto y son propensas a tener un segundo evento?

E. M.: Hay que recordar que si sobrevive al primer infarto ya tiene un corazón dañado, por lo tanto debe tener una atención integral y tratar todos los factores de riesgo con medicamentos de probada eficacia para evitar que tenga otro infarto.

SEMANA: ¿Por qué la hipertensión es al mismo tiempo un factor de riesgo para un para “derrame cerebral”, infarto del corazón e insuficiencia renal?

E. M.: La tensión alta daña el riñón y el riñón enfermo produce hipertensión, todo un círculo vicioso. Esa mezcla de hipertensión y diabetes es terrible, porque estaría pegado a una máquina de diálisis para poder vivir. Eso es una hipertensión no diagnosticada, manejada tardíamente o mal tratada.

SEMANA: ¿Por qué dicen que tener los triglicéridos altos ya no es tan peligroso para el corazón?

E. M.: Es todavía un debate. En Estados Unidos hubo un estudio el años pasado en el que descubrieron que lo que mata es el colesterol y dijeron que por eso los triglicéridos no importan. Pero resulta que hay varios tipos de dislipidemias y el resultado del estudio es cierto en los norteamericanos nativos. Pero los hispanos y en especial los latinoamericanos tenemos una dislipidemia diferente, que es triglicéridos altos, colesterol bueno bajo, y colesterol malo alto, por tanto el estudio no aplica para nosotros. Entonces que los triglicéridos no son peligrosos no es cierto, cuando están muy altos dan una pancreatitis. Hay que educar a la gente en que comer harinas es lo más dañino que hay, se ha reafirmado que las grasas no son tan malas como los carbohidratos. El ser humano en vez de comer de lo que da la madre tierra, come lo que han refinado: pan blanco, bebidas azucaradas…

SEMANA: ¿La tensión baja también es peligrosa?

E. M.: Sí, porque la tensión arterial es la que garantiza que la sangre que bombea el corazón llegue a todos los tejidos, lo que pasa es que es menos común.

SEMANA: Se dice que las enfermedades cardiovasculares atacan más a los hombres en cuanto a cifras, pero que a las mujeres las ataca más fuerte, ¿por qué?

E. M.: Lo que pasa es que las mujeres están protegidas del infarto por los estrógenos hasta la menopausia. Pero si eres una mujer joven y fumadora pierdes esa protección. Entonces el infarto de miocardio es más frecuente en hombres hasta los 65 años, en las mujeres es todo lo contrario, después de la menopausia es más frecuente. Hay una diferencia, los hombres tienen las coronarias más grandes y las mujeres las tiene más delgadas, eso es muy importante porque los síntomas de un infarto son diferentes, el hombre siente un dolor en el pecho mientras que la mujer siente como un dolor en el estómago y no le pone cuidado, porque tiene un umbral de dolor diferente, ella se aguanta el dolor del parto. El infarto en la mujer es más agresivo, y deja el corazón más dañado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1888

PORTADA

Petro vs. López Obrador, ¿cuál es la diferencia?

El recién elegido presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha tenido una carrera muy parecida a la de Gustavo Petro. ¿Por qué uno pudo llegar al poder y el otro no?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1889

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.