Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 2/22/2019 1:20:00 PM

Lecciones para la vida de un Navy Seal

William H. McRaven, un miembro del grupo élite de la marina de Estados Unidos, el mismo grupo que dio de baja a Bin Laden y capturó a Sadam Hussein, escribió un libro sobre los 10 consejos más relevantes que aprendió en su entrenamiento y que son fundamentales para tener éxito. El primero, curiosamente, es tender la cama. Aquí le explicamos por qué.

Las lecciones para la vida de William H. McRaven William H. McRaven, un miembro del grupo élite de la marina de Estados Unidos, el mismo grupo que dio de baja a Bin Laden y capturó a Sadam Hussein. Foto: Semana

Los Navy Seals son un grupo élite de la Marina de los Estados Unidos que tiene las misiones más difíciles contra terroristas, dictadores y criminales en zonas peligrosas del mundo. Osama Ben Laden y Sadam Hussein cayeron gracias a ellos. Son verdaderos superhéroes y para ser parte de este exclusivo club hay que pasar por un entrenamiento que muchos consideran inhumano. William McRaven, hizo parte de ellos, y por su labor allí la Universidad de Texas lo invitó para dar el discurso de graduación del 21 de mayo de 2014. El veterano preparó un texto con las diez lecciones que le había dejado el entrenamiento como hombre rana, un apodo con el que se les conoce. Luego de leerlo, el público lo ovacionó y con el tiempo, mucha gente lo detuvo en la calle para decirle que algunas de esas lecciones les habían cambiado la vida. Fue en ese momento en que decidió escribir un libro con esas enseñanzas bajo el título Tiende tu cama y otros pequeños hábitos que cambiarán tu vida y el mundo. SEMANA recoge algunas de ellas.

  1. Tiende tu cama:  Muchos no entienden cómo este hábito puede cambiar la vida de las personas. Para McRaven no solo es importante, sino que es el primer consejo de su lista.  Cuando capturó a Sadam Hussein en diciembre de 2003 y lo mantuvieron en una pequeña habitación, notó que no tendía su cama. “Las cobijas siempre estaban arrugadas a los pies del catre y rara vez parecía interesado en arreglarlas”. Como militar este hecho le llamó la atención puesto que una de las primeras tareas de su entrenamiento era hacer la cama, un proceso que era supervisado a diario por sus superiores. Para él, tender la cama tenía un sentido más profundo que el simple orden: era lo único que tenía bajo control en un día. En momentos de guerra, explica el autor, la gente muere y hay que buscar consuelo y motivación para iniciar la jornada y hacer la cama fue una fuente de orgullo para él en medio de circunstancias difíciles. La vida diaria necesita ese mismo sentimiento de estructura. El simple hecho de hacer la cama puede darte el impulso que necesitas para comenzar y proporcionarte la satisfacción necesaria para darle un final adecuado a tu día”.

    Lea también: de la serie #LaVidaMeEnseñó “Mi primer MBA fue quedar huérfano a los 10 años”: Mario Hernández 


  2. No podrás lograrlo solo: Desde el comienzo del entrenamiento, McRaven entendió que el trabajo en equipo es crucial para triunfar, pero para eso hay que aliarse con las personas adecuadas, o como él lo dice “encontrar a alguien que te ayude a remar” para así lograr superar las tareas difíciles. Eso lo experimentó en una de las pruebas cuando debió remar en una balsa de goma con un grupo de Marines en medio de un fuerte oleaje. El cansancio pronto se apoderó del grupo. A veces unos remaban más que los otros, a veces unos debían darles más raciones de comida a los compañeros más débiles. Esa pequeña balsa de goma nos hizo darnos cuenta de que ninguno podía completar el entrenamiento sin ayuda, que ningún Seal podría sobrevivir la batalla por sí solo y que en tu vida necesitas a gente que te apoye en los momentos difíciles”.

  3. La vida no es justa: pero hay que seguir adelante. McRaven conoció a un superior llamado Philip Martin, considerado por su grupo como un ejemplo a seguir por su tenacidad y fuerza. Más tarde Martin tuvo un accidente que lo dejó postrado en una silla de ruedas de por vida. Lo que llamó la atención del autor es que el personaje nunca se quejó de su condición, ni mostró autocompasión ni se preguntó ¿por qué yo? Simplemente siguió adelante con su vida. La historia de este Navy Seal fue una enseñanza para nunca responsabilizar a nadie de las cosas que le tocó vivir ni pensar que el destino estaba en su contra. “Personas extraordinarias como Nelson Mandela, Stephen Hawking y Malala Yousafzai se han definido por la manera como afrontan las injusticias de la vida. No te quejes. No culpes a tu mala suerte. Párate derecho, mira hacia el futuro y ¡Sigue adelante!”.

    Le podría interesar: de la serie #LaVidaMeEnseñó “Apenas tenga novia se las presento”: Padre Linero  

  4. El fracaso fortalece: uno de los entrenamientos Seal consiste en nadar en medio del oleaje intenso. McRaven y su compañero de nado, sin embargo, llegaban siempre de últimos en estas pruebas, y ese fracaso les ocasionó un duro castigo: una hora más de calistenia antes de hacer el entrenamiento. El castigo no tenía otra intención que agotarlos. Pero con el tiempo McRaven notó que los ejercicios antes del entrenamiento fortalecían sus músculos y lo hacía rendir más a la hora de nadar. Eso le ayudó a ganar posiciones hasta convertirse en el primero en llegar en este tipo de competencias. Desde ese momento cree que el fracaso sirve para fortalecer la mente y el espíritu. Aunque hubiera podido retirarse del grupo prefirió demostrar que podía ser mejor. Nadie es inmune a los errores”, dice. “Los verdaderos líderes aprenden de sus fracasos, y utilizan esas lecciones para motivarse a sí mismos”.

  5. Nunca te des por vencido: Durante el primer entrenamiento Seal, a los Marines les enseñan una campana de bronce que está a la vista de todos los reclutas. Solo la pueden tocar cuando sientan que no pueden o no desean continuar con el entrenamiento. “Toquen la campana y podrán evitarse todo este castigo”, les dijo el instructor, y agregó enseguida: “si se rinden se arrepentirán de ello por el resto de sus vidas. Rendirse jamás facilita nada”. Algunos tocaron la campana durante el entrenamiento Seal. Hoy McRaven siente que ese fue el más grande aprendizaje que recibió en toda su carrera como militar. Nunca te rindas. No suena particularmente profundo, pero la vida constantemente te pone en situaciones en las que doblegarse parece mil veces más fácil que seguir adelante”. McRaven piensa que aquellos que tocan la campana tendrán vidas largas y difíciles. Pero si, por el contrario, un individuo se niega a renunciar a sus sueños y se mantiene fuerte y tenaz frente a la adversidad, “la vida se convertirá en aquello que  decida”.

EDICIÓN 1957

PORTADA

Elecciones 2019: Revolcón Político

Colombia giró al centro y los votantes prefirieron las opciones moderadas por encima de las radicales de la izquierda y la derecha. Así se reconfiguró del mapa del poder local y regional.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1958

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.