salud bucal

Los 10 errores más comunes al cepillarse los dientes

Por lo general, las personas cometen el error de creer que sólo el cepillado es suficiente.


La prevalencia de las enfermedades periodontales no ha tenido cambios significativos, lo que se debe en parte a que se continúa fallando en un factor importante, como lo es la prevención, que se logra con unos correctos hábitos de higiene bucodental.

Entre estos hábitos, destaca el correcto cepillado de dientes, pero no es el único, pues según periodoncista Regina Izquierdo, directora de la revista Cuida tus Encías de la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA), estos son los 10 errores más frecuentes respecto a la higiene oral.

1. Cepillar muy fuerte: muchos creen que entre más fuerte es el cepillado, mejor es la limpieza bucal, pero es una mala costumbre que se denomina como cepillado traumático, y como consecuencia puede dañar de manera irreversible el diente, desgastándose y afectando la encía, exponiendo así la parte de la raíz.

2. Cepillar muy rápido: aunque es importante hacer este proceso después de cada comida, es de suma importancia utilizar al menos dos minutos en esta tarea.

3. Hacer uso de un cepillo en mal estado: el cepillo ha perdido el redondeado final de las cerdas y, éstas se han abierto, lo que le quita eficacia al proceso de limpieza e incluso que pueda dañar dientes y encías.

Lo que se recomienda es cambiar el cepillo entre cada tres y cuatro meses, y lo mismo se tiene que hacer con los cabezales de los cepillos eléctricos.

4. Usar cepillos con cerdas duras: estos desgastan los dientes y las encías, y empeora cuando se ejerce una fuerza excesiva durante el cepillado.

5. Usar cepillos con cabezales grandes: aunque no hay pruebas de que esto influye en el resultado del cepillado, se recomienda los que tienen cabezales pequeños, pues tienen mayor alcance en las zonas menos asequibles.

6. Poner demasiada crema dental en el cepillo: esto no sólo es inútil, sino que es un desperdicio del producto. La cantidad recomendable depende de la edad, pues puede variar entre el tamaño de un grano de arroz en los más pequeños y el de un garbanzo en adultos.

7. Realizar una técnica de cepillado incorrecta: no existe una técnica correcta para hacerlo, pero lo que se cree es que hacer movimientos horizontales o circulares es la mejor manera, cosa que es falsa. Lo más recomendable es utilizar las técnicas de barrido vertical.

8. Cepillarse inmediatamente tras la comida: la importancia de esto aumenta cuando se han consumido alimentos o bebidas ácidas. Lo mejor es esperar al menos 30 minutos para hacerlo, con lo que dejaría a la saliva hacer el efecto tampón.

9. Olvidarse de cepillar la lengua: sobre la superficie de este órgano se almacenan restos de alimentos, bacterias y productos de su metabolismo. Además, no hacerlo puede producir halitosis o mal aliento.

10. Pensar que solo con el cepillado es suficiente: es importante acompañar el proceso de algún método de limpieza entre dientes, ya sea con los cepillos interdentales o seda dental, pues con sólo el cepillado se puede acceder al 60 % de la superficie dentaria.