belleza

Mascarilla casera de colágeno y vitamina E para eliminar arrugas

El colágeno es una proteína que produce el organismo y es clave su funcionamiento.


Cuando las células dejan de llevar a cabo su función adecuada se produce el envejecimiento de la piel.

En diálogo con al portal CuídatePlus, Javier Pedraz, dermatólogo del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, señala: “El primer efecto que se produce, como consecuencia, es la falta de producción de colágeno y otras proteínas (elastina y ácido hialurónico) que conforman la estructura principal de la piel. Todo ello va a conllevar una pérdida de elasticidad y luminosidad de forma progresiva”.

No obstante, no todo se debe a cambios propios del organismo: la piel tiende a envejecer más rápido, debido a la exposición solar. Expertos en la materia apuntan a que este es el principal factor externo causante del envejecimiento. Además, se deben contemplar otro tipo de factores externos que inciden en este proceso, como la contaminación, el estrés, el consumo de tabaco, la genética y la alimentación.

Entre los distintos cambios que puede tener la piel debido a los factores en mención se encuentran las arrugas, unos pliegues que para muchos resultan molestos. Si bien la industria farmacéutica o la cosmética ofrecen distintas soluciones para la prevención de las arrugas, hay alternativas caseras que pueden ayudar con este propósito, como es el caso del colágeno y la vitamina E.

El colágeno es una proteína que produce el organismo y es clave su funcionamiento. A partir de los 25 años este empieza a descomponerse más rápido de lo que el cuerpo puede reemplazarlo, provocando el envejecimiento de la piel. Su importancia radica en la función de cabecera que tiene en cuanto al buen mantenimiento de los tejidos de la piel. Esta proteína compone el 80% de la piel y se encarga de mantener una apariencia joven, tersa y saludable en los tejidos cutáneos.

Aunque el colágeno está presente en algunos alimentos –piel y espinas de pescado, gelatinas, cartílagos de la carne– estos no suelen formar parte de la dieta, y por esa razón recomendamos tomar colágeno a partir de los 30, aproximadamente”, dijo la farmacéutica Rocío Escalante en diálogo con la agencia de noticias Europa Press.

A la par, advierte que “tomar suplementos de colágeno ayuda siempre que se combinen con un estilo de vida saludable: dieta equilibrada y variada, evitar el tabaco y el alcohol, descansar las horas suficientes cada día, realizar alguna actividad física a diario, aunque sea caminar”.

La vitamina E, por su parte, es también conocida como tocoferol. Es soluble en grasa y se encuentra en frutas, verduras, semillas y cereales. Ayuda con el cuidado de la piel y actúa como antioxidante, mejorando la microcirculación de la dermis y mejora la elasticidad de este órgano disminuyendo cicatrices y arrugas. También protege de los rayos UV y es catalogada como el regenerador celular por excelencia.

En ese sentido, el portal mexicano Panorama, que hace parte de Heraldo Media Group, reseña una mascarilla con colágeno y vitamina E que puede ayudar a disminuir las arrugas.

Tres cucharadas grandes de colágeno en polvo, dos cápsulas de vitamina E y media taza de agua de rosas son los únicos ingredientes que se necesitan para su preparación. A la par, se deben alistar un frasco de vidrio con cierre hermético y una brocha.

El primer paso es verter el colágeno en el frasco, para luego ir añadiendo el agua de rosas mientras que se van mezclando los ingredientes. Hecho esto, se agrega el contenido de las dos cápsulas de vitamina E y se revuelve la mezcla hasta que tome una consistencia homogénea.

Surtido el proceso en mención, se cierra el frasco de vidrio y se deja reposar la preparación durante 30 minutos, luego estará lista para su aplicación.

Panorama recomienda limpiar muy bien el rostro –dejándolo libre de maquillaje– previo a la aplicación de la mascarilla, la cual debe hacerse con la ayuda de la brocha, cubriendo todo el rostro, para dejarla actuar durante 40 minutos.

El portal advierte que durante el tiempo en mención la persona debe evitar exponerse al sol o al polvo del ambiente. Cumplido este tiempo, se procede con el enjuague de la mascarilla, el cual debe ser realizado con la ayuda de agua tibia. Por último, se aplica crema hidratante.