Coloridas verduras y frutas comida vegana en disposición de colores del arco iris dejando espacio de copia aislado en blanco
El cuerpo necesita una alimentación balanceada y saludable, y esta debe tener proteínas, grasas y carbohidratos. - Foto: Getty Images

vida moderna

Los alimentos imprescindibles que debe comer una mujer a partir de los 40 años

Los hábitos alimentarios y de actividad física pueden desempeñar un papel importante en los cambios.

La forma del cuerpo cambia de manera natural con la edad y con cambios en el estilo de vida pueden frenar o acelerar el proceso, de acuerdo con Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Por tal razón, la revista española ¡Hola! reveló los diez alimentos imprescindible que debe comer una mujer a partir de los 40 años.

1. Cereales integrales. Todos los tipos de granos aportan carbohidratos complejos y algunas vitaminas y minerales clave, pero los granos integrales, el tipo de granos más saludable, son en especial una parte importante de una dieta saludable. Los granos integrales son alimentos individuales, como el arroz integral y las palomitas de maíz, o ingredientes de productos, como el trigo sarraceno en los panqueques o la harina integral en el pan, según Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.

2. Salmón. “Las personas que consumen pescado y otros mariscos corren un menor riesgo de presentar varias enfermedades crónicas. Sin embargo, no está claro si estos beneficios para la salud vienen simplemente por comer estos alimentos o del omega 3 en estos alimentos”, según el Instituto Nacional de Salud (NIH, por sus siglas en inglés).

3. Té verde. Tomar té verde estimula el gasto calórico, acelera el metabolismo, retiene la retención de líquidos y reduce la grasa acumulada.

4. Fresas. Se trata de un fruta rica en antioxidantes y minerales como manganeso, magnesio y potasio, tiene vitamina C, B2, B3 y ácido fólico, contiene fibra, cerca del 90 % es agua y es baja en azúcar.

5. Nueces. Son frutos secos son ricos en vitaminas A, B, C y E y en minerales como calcio y magnesio.

6. Soja. Tienen un contenido alto de vitamina C y de antioxidantes.

7. Yogur. Consumir yogur aporta beneficios para proteger la flora intestinal y la salud del estómago, ya que este alimento tiene probióticos y estos ayudan con el equilibrio de la flora intestinal.

8. Ajo. El consumo de ajo es beneficioso, pues disminuye el riesgo de sufrir problemas de presión arterial, según un estudio publicado por la revista científica Molecular and Cellular Biochemistry.

9. Limón. Ese alimento tiene varias propiedades, pues contiene una serie de minerales necesarios para el día a día, como la fibra, el calcio, fósforo, magnesio, potasio, vitamina A y C, por lo que podría prevenir enfermedades con origen oxidativo, como la isquemia, retinopatía, envejecimiento celular y diabetes tipo 2.

10. Huevo. El huevo destaca por su alto contenido de proteína, calcio, hierro, vitaminas A y D.

Por su parte, existen otros hábitos para reducir los cambios en el cuerpo relacionados con la edad:

- Hacer ejercicio con regularidad: las nuevas directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan por lo menos de 150 a 300 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada o vigorosa por semana para todos los adultos, incluidas las personas que viven con afecciones crónicas o discapacidad, y un promedio de 60 minutos al día para los niños y adolescentes.

Respecto a la actividad física, los ejercicios de cardio –también conocidos como ejercicios aeróbicos– son los más implementados cuando se busca quemar calorías y reducir el peso corporal. Los que involucran pesas ayudan al cuerpo a quemar grasa mientras se construye masa muscular, lo que también funciona para acelerar el metabolismo.

De todos modos, las personas se preguntan cuál es la mejor hora para hacer ejercicio y, por tal razón, los expertos aseguran que es una cuestión de preferencia, gusto y horarios. Lo importante es cumplir con los objetivos diarios.

- Reducir el consumo de alcohol.

- Evitar los productos del tabaco y las drogas ilícitas.