salud

Los mejores licuados para bajar la presión arterial rápidamente

La hipertensión puede provocar derrames cerebrales, enfermedades cardíacas, problemas oculares e insuficiencia renal.


Con frecuencia se escucha hablar de la presión arterial y no siempre se tiene claro qué es. En parte porque se trata de una enfermedad que en muchas oportunidades no genera síntomas. Una persona puede sufrir de hipertensión y aun así sentirse bien.

La presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias, que son grandes vasos por los que circula el torrente sanguíneo en el organismo. En ocasiones esa presión puede ser muy fuerte y ese efecto es lo que se conoce como hipertensión, explica la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La presión arterial alta es un padecimiento muy común en las personas mayores y es un problema de salud muy serio. “Si la presión arterial alta no se controla por medio de cambios en el estilo de vida y medicamentos, puede provocar derrames cerebrales, enfermedades cardíacas, problemas oculares, insuficiencia renal y otros problemas de salud”, precisa el Instituto Nacional de Envejecimiento de Estados Unidos.

Según la OMS, la mayoría de personas hipertensas ignoran que tienen esta condición, pues la enfermedad no siempre va acompañada de síntomas o signos de alerta. En los casos en los que se presenta, es posible que se evidencie en malestares como cefaleas matutinas, hemorragias nasales, ritmo cardíaco irregular y alteraciones visuales.

Cuando la hipertensión es muy alta puede provocar cansancio, náuseas, vómitos, confusión, ansiedad, dolor torácico y temblores musculares, advierten los especialistas. La mejor manera de detectar este padecimiento es realizándose chequeos médicos de manera permanente.

La alimentación es clave para hacerle frente a esta enfermedad. Una dieta baja en grasas y en sal es clave para mantenerla bajo control, además de la práctica de actividad física. Pero también se puede recurrir a la ingesta de algunos licuados y remedios naturales que pueden ayudar a reducir sus niveles. Algunos de ellos son los siguientes.

Jugo de tomate: Información del portal Healthline, escrita por Carly Vandergriendt, indica que beber un vaso de jugo de tomate al día puede favorecer la salud del corazón. Según una investigación realizada por el Centro Médico Soroka de Israel, que seleccionó un grupo de pacientes que sufrían de hipertensión, pero no respondían bien a los medicamentos, las personas que sufren de hipertensión y consumen tomate pueden mostrar mejoría.

En el estudio, a los participantes se les administró una serie de suplementos de tomate, durante cuatro semanas dando como resultado una mejoría en todos los integrantes del grupo, al consumir una porción de al menos 15 gramos de tomate al día.

Esto se debe a los beneficios del lipoceno, un compuesto que es el encargado de darle el color al tomate y otras frutas y verduras, el cual se caracteriza por poseer propiedades antioxidantes y antiinflamatorias que protegen las células del organismo del daño que causan los radicales libres, previniendo así el desarrollo de enfermedades como las relacionadas con el corazón.

Presión alta
La alimentación es clave en la búsqueda de bajar la hipertensión. - Foto: Getty Images

Jugo de remolacha: La remolacha es rica en nitratos que se transforman dentro del organismo en nitritos y luego en óxido nítrico, un compuesto que tiene efecto vasodilatador, según información de la Sociedad Argentina de Cardiología, en su página web.

Jugo de ciruelas: Esta fruta se ha relacionado con la prevención de diversos problemas cardiovasculares, como ateroesclerosis (colesterol dentro de las arterias), ataque cardíaco y accidente cerebrovascular. Según los especialistas, estaría relacionado con la importante cantidad de potasio que poseen, un mineral que funciona como vasodilatador, por lo que su consumo regular favorece los niveles de presión arterial.

Jugo de bayas: Las bayas, especialmente los arándanos, son conocidos por sus propiedades antioxidantes que ayudan a mejorar las condiciones de las células y prevenir padecimientos como los relacionados con problemas cardiovasculares. Según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, el arándano contiene pterostilbeno, que previene los problemas cardíacos y la diabetes.