vida moderna

Los riesgos de quedar en embarazo después de los 35 años

Diabetes, presión arterial alta o un aborto espontáneo son factores que se pueden presentar en un embarazo de alto riesgo.


De acuerdo con la Clínica Mayo, los embarazos después de los 35 años deben ser evaluados para analizar posibles riesgos.

Las mujeres cuando se desarrollan tiene un número limitado de óvulos, que al alcanzar una determinada edad disminuyen, siendo menos factible su fertilización, a diferencia de cuando están en una edad joven. Si una mujer entre los 35 y 39 años desea quedar en embarazo y hace varios intentos y no resulta, es posible que necesite otro tipo de tratamientos para que pueda concebir.

Los factores de riesgo en el embarazo

La entidad explica que entre más avanzada la edad de la mujer, mayor será la probabilidad de que pueda tener mellizos, ya que los cambios hormonales generan que sean liberados varios óvulos al tiempo.

Así mismo, asegura que tener la presión alta es una posibilidad en las mujeres que conciben en avanzada edad, por lo que el acompañamiento de un profesional de la salud es indispensable, por el riesgo que tiene el embarazo.

embarazo
Las mujeres tienen un limitado número de óvulos. - Foto: Getty Images

La diabetes en el embarazo de mujeres mayores se presenta solamente en esa etapa, de acuerdo con la Clínica Mayo, y los niveles de azúcar deben ser controlados. Es tal su importancia, que el menor puede nacer más grande que el promedio, colocando en riesgo el parto.

Otro factor a evaluar para una mujer que está en estado de embarazo pasados sus 35 años es que el bebé puede nacer prematuro, posiblemente contrayendo diferentes afecciones al organismo.

Es innegable no mencionar que el riesgo de la pérdida del embarazo aumenta para las mujeres mayores. La entidad explica que posiblemente puede ser por enfermedades preexistentes.

¿Por qué algunos embarazos son de alto riesgo?

La Clínica Mayo explica que se considera de alto riesgo porque existe “una afección médica presente antes del embarazo”.

De acuerdo con Eunice Jennedy Shriver National Insitute of Child Health and Human Development, el sobrepeso y la obesidad incrementan el riesgo de la presión arterial en mujeres embarazadas. En un estudio realizado por los investigadores del NICHD, se confirmó que la obesidad es un factor que incrementa en un 15% los problemas cardíacos en los bebes.

Los indicadores pueden ser la edad de la mujer, que incrementa el riesgo si es mayor de 35 años. De igual manera, el consumo de cigarrillos y bebidas alcohólicas afectan la gestación.

La Clínica presenta otras posibles irregularidades que colocan en alerta el embarazo: “Algunos ejemplos son la posición inusual de la placenta, un crecimiento fetal inferior al percentil 10 para la edad gestacional”, explica en su portal.

Dolores de cabeza, sangrado vaginal, fiebre, escalofríos, vómito, visión borrosa, calambres en la zona inferior del abdomen, entre otros, son signos que advierten la necesidad de acudir inmediatamente a un centro médico.

Los ácidos grasos como el omega-3 y el ácido docosahexaenoico, pueden favorecer el desarrollo del cerebro del bebé.
Los ácidos grasos como el omega-3 y el ácido docosahexaenoico, pueden favorecer el desarrollo del cerebro del bebé. - Foto: Getty Images

Los cuidados que se deben tener

El primer consejo que da Tua Saúde para las mujeres con embarazos de alto riesgo es consultar de manera regular un obstetra, porque puede supervisar el desarrollo del bebé y así mismo alertar de posibles afecciones que se pueden presentar.

Por otro lado, una dieta equilibrada en frutas, cereales integrales, pescado y verduras contribuirá al buen desarrollo del feto. Sin embargo, el portal de salud recomienda no consumir dulces, café, embutidos, entre otros.

El reposo y el no consumo de bebidas alcohólicas durante el embarazo son dos recomendaciones imprescindibles en esta etapa, cuando se puede presentar un aborto espontáneo o malformaciones en el feto.

A lo anterior se suma el no consumo de tabaco, ni ser consumidor pasivo del mismo, pues los factores de riesgo aumentan con los malos hábitos.