Tendencias
Embarazo
Durante el proceso de gestación se generan algunas dudas en cuanto a que alimentos se pueden consumir y que alimentos es mejor evitar. - Foto: Getty Images/iStockphoto

vida moderna

¿Qué no se debe comer durante el embarazo?

Algunos alimentos es mejor evitarlos para no alterar el desarrollo normal del bebé.

Llevar una dieta sana es algo que se debe mantener a lo largo de la vida. Sin embargo, durante el proceso de gestación se generan algunas dudas en cuanto a qué alimentos se pueden consumir y qué alimentos es mejor evitar. Cabe aclarar que es importante que la mujer en embarazo se realice los chequeos médicos mensuales y que siga las indicaciones que su especialista le otorga, ya que todos los embarazos son diferentes y en algunos casos las mujeres deben estar bajo observación médica al presentar alguna enfermedad de base.

La mujeres embarazadas deben mantener una dieta rica en proteínas, verduras y frutas. Deben evitar los alimentos procesados o con un alto contenido de azúcar. Sin embargo, hay algunos alimentos que es mejor erradicarlos de la dieta en su totalidad:

1. Pescados con mercurio, pescado crudo o mariscos: es mejor que las mujeres embarazadas no consuman este alimento. Algunos de los peces que traen un alto contenido de mercurio son: el pez espada, la caballa, el atún y el bacalao. Cabe mencionar que se puede consumir atún en lomo, pero con moderación. Las mujeres amantes del sushi deberán abstenerse de consumirlo durante su proceso de gestación ya que el pescado crudo y los mariscos se encuentran entre los alimentos prohibidos durante el embarazo, debido a que pueden contener parásitos o bacterias.

Sushi
Las mujeres amantes del sushi deberán abstenerse de consumirlo durante su proceso de gestación ya que el pescado crudo y los mariscos se encuentran entre los alimentos prohibidos durante el embarazo, debido a que pueden contener parásitos o bacterias. - Foto: Getty Images

2. Quesos a base de leche sin pasteurizar: quesos suaves y blandos como el queso feta, el brie, o el camembert están prohibidos durante la etapa del embarazo. Estos quesos son a base de leche cruda y pueden estar contaminados con alguna bacteria. Para despegar dudas de si se puede consumir o no, cierto tipo de queso la clave es mirar la envoltura, esta debe decir que es un queso pasteurizado.

3. Leche y zumos sin pasteurizar: cualquier zumo o leche no pasteurizada puede contener bacterias dañinas, como la salmonela, y no deben ser consumidos durante el embarazo.

4. Huevos crudos: hay que tener cuidado con alimentos que pueden incluir huevos poco cocidos como: masa para tortas, masa para galletas, ensaladas, entre otros. La mujer embarazada debe comer huevos pasteurizados y siempre bien cocidos.

5. Carnes y aves crudas o poco cocidas: una carne cruda o poco cocida puede albergar una bacteria conocida como listeria, por eso es mejor no consumirla durante el embarazo. Todos los cortes de carne en este periodo deben consumirse totalmente cocidos.

Otra recomendación es lavar muy bien los vegetales y las frutas. Hay algunos alimentos que no están prohibidos en su totalidad, pero que deben consumirse con moderación durante la etapa del embarazo:

Embarazo
Joven y bella mujer negra embarazada con mascarilla frente a la exposición de bacterias. - Foto: Getty Images/iStockphoto

1. Productos cárnicos rellenos: se debe tener sumo cuidado a la hora de consumir un pollo relleno, se debe verificar que el alimento quede bien cocinado, por lo que se recomienda comprar el pollo crudo para asegurarse, en casa, que si se cocine de forma correcta.

2. Dulces, carbohidratos y comida rápida: se recomienda consumirlos con moderación y más si son algunos de los alimentos que ocasionan algún tipo de antojo en las embarazadas. La dieta de una mujer embarazada debe ser equilibrada para mantener la salud del bebé y de la futura madre.

3. Cafeína: durante el embarazo la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que mujeres con una alta ingesta diaria de cafeína (más de 300 mg por día), reduzcan su consumo diario de cafeína durante el embarazo, para reducir el riesgo de daños en el feto y recién nacidos con bajo peso.

Se recomienda hablar con el especialista y hacer un plan nutricional para garantizar que se adquieran todos los nutrientes que se necesitan en este periodo. También es importante indagar al médico sobre las vitaminas que se deben consumirse durante el embarazo.