covid-19

Los síntomas de coronavirus que causó vacuna Jhonson & Jhonson en colombianos

La Fundación Cardiovascular de Colombia informó el resultado de algunas de las 26 personas que se sometieron a la dosis, que ahora está suspendida tras un caso de síntomas anómalos.


La farmacéutica estadounidense Johnson & Johnson anunció el lunes que detuvo temporalmente la prueba clínica de su vacuna contra covid-19 debido a que uno de sus participantes se enfermó. “Hemos detenido temporalmente la administración de nuevas dosis en todos nuestros ensayos clínicos de la vacuna contra covid-19, incluido el ensayo de fase 3 ENSEMBLE, debido a una enfermedad inexplicable en un participante del estudio”, dijo la compañía en un comunicado.

La pausa significa que el sistema de inscripción en línea fue cerrado para el ensayo clínico de 60.000 pacientes, mientras se convoca al comité independiente de seguridad del paciente. J&J dijo que los efectos adversos serios eran “una parte esperada de cualquier estudio clínico, especialmente uno grande”. Según los lineamientos de la compañía, pueden detener un estudio para determinar si el efecto adverso se debió a la droga en cuestión y si se puede retomar el estudio. Ahora la pregunta es qué pasa con los colombianos que se la aplicaron.

La Fundación Cardiovascular de Colombia emitió un comunicado señalando que “la semana anterior de incluyeron 26 personas voluntarias al estudio en la institución, de los cuales algunos han presentado algunos síntomas como fiebre, cefalea, malestar general, pero ninguno ha presentado ningún evento adverso grave ni ha requerido hospitalización. Hoy nuestro equipo de investigación de la Unidad de Estudios Clínicos ha procedido a contactar a cada una de las personas participantes en el estudio para ponerles en conocimiento de la situación”.

La fase 3 del estudio de Johnson & Johnson empezó a reclutar voluntarios a finales de septiembre, con la meta de inscribir hasta 60.000 participantes en más de 200 localidades en Estados Unidos y el mundo. Los otros países donde se realizaban las pruebas son Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Perú y Sudáfrica. J&J es el décimo laboratorio a nivel global que realiza pruebas en fase 3 contra la covid-19 y el cuarto en Estados Unidos.

La compañía recibió 1.450 millones de dólares del gobierno estadounidense, en el marco de una iniciativa para el desarrollo de una vacuna contra el virus que ha matado a casi 215.000 personas en el país. La vacuna está basada en una sola dosis de un adenovirus que causa la gripe, modificado para que no se replique, ello combinado con una parte del nuevo coronavirus que usa para invadir las células humanas.

J&J usó la misma tecnología para su vacuna contra el ébola que fue aprobada para su mercadeo por la Comisión Europea en julio. Pruebas en monos que fueron publicadas en la revista Nature mostraron que la vacuna otorgaba una protección completa o casi completa contra una infección del virus en los pulmones y la nariz.

A corte del 12 de octubre, el número de contagios por covid-19 en Colombia sigue aumentando. El Ministerio de Salud y el Instituto Nacional de Salud reportaron 7.767 casos nuevos y 151 muertos, lo que deja al país con un total de 919.083 casos y 27.985 fallecidos.

Los datos publicados por el Instituto Nacional de Salud muestran que los territorios más afectados siguen siendo Bogotá, Antioquia y Valle del Cauca, que una vez más registran el mayor número de contagios diarios. Antioquia, por su parte, reportó 2.624 casos, superando con creces a Bogotá, que registró 1.025, y al Valle del Cauca, con 516. ¿Volverá el país al confinamiento? Es la pregunta.

Ahora bien, la tasa de infección por covid-19 entre los profesionales de la salud está disminuyendo, incluso en países donde la pandemia continúa, según informó la Organización Mundial de la Salud, después que los niveles de infección de este sector fuesen mucho más altos que los de la población general.

La Organización Mundial de la Salud informó que los datos recogidos de 83 países, la mayoría de ellos en Europa y América, muestran que “ha habido una disminución sustancial de las infecciones [entre los profesionales de la salud] desde el comienzo de la epidemia”. Si bien la OMS informó anteriormente de una tasa del 14% de personas infectadas, ese porcentaje está ahora más cerca de su proporción respecto a la población en general, es decir, menos del 3% en muchos países.