Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/18/2002 12:00:00 AM

Muerte prematura

Un estudio revela que los hombres mueren más jóvenes que las mujeres por sus actividades laborales y su comportamiento personal antes que que por razones genéticas

En el mundo nacen más hombres que mujeres. Lo que los médicos nunca han entendido es por qué los niños mueren más que las niñas en los primeros 5 años de vida. La mayoría de estos especialistas creen que el asunto obedece a cuestiones genéticas. Los del sexo masculino vienen equipados con un organismo más susceptible a padecer enfermedades que las mujeres.

No contento con explicaciones basadas en la observación David William, científico de la Universidad de Michigan (Estados Unidos), decidió examinar a fondo el problema. El experto, miembro del Instituto de Investigación Social de esta alma mater, encontró que el porcentaje de muerte de hombres no sólo es mayor en el primer quinquenio sino que es una constante a lo largo de la vida. Aún más, los que llegan a viejos mueren por lo menos cinco años antes que las mujeres de su misma edad. "A cualquier edad los hombres tienen una salud más pobre y están en más riesgo de morir que las mujeres", dice el investigador.

En su investigación Williams encontró que, a excepción del mal de Alzheimer, los hombres sobrepasan a las mujeres en las 15 principales causas de muerte en Estados Unidos, es decir, en traumas por accidentes, homicidios, suicidios, enfermedad coronaria, accidentes cardiovasculares, cáncer y cirrosis, entre otras.

Pero lo interesante del trabajo de Williams es que muestra que la pésima salud de los hombres no sólo tiene un componente biológico sino que también desempeñan un papel importante la cultura y el medio en el que se desenvuelven. Los hombres trabajan en ambientes más hostiles y realizan las labores más peligrosas. La mayoría de constructores, agentes de seguridad, policías y soldados son del sexo masculino. Además los hombres han adoptado hábitos más dañinos para la salud que las mujeres. Ellos superan en porcentaje a las mujeres que fuman y toman alcohol. El trago, a su vez, los lleva a adoptar conductas peligrosas, como abusar de las drogas, no colocarse el cinturón de seguridad o manejar a alta velocidad. La lista continúa. Hay más hombres detrás del timón, no sólo en carros privados sino en transporte público, lo cual los pone en un riesgo mayor de accidentalidad y muerte por trauma. El científico encontró una cifra alarmante: el año pasado en Estados Unidos hubo 42.000 muertes de hombres en accidentes de carro. No sobra decir que más hombres mueren en accidentes de motos.

Aun en catástrofes naturales el hombre lleva las de perder. Un estudio realizado por investigadores del Centers for Disease Control and Prevention revela que 85 por ciento de las personas que mueren víctimas de una descarga eléctrica durante una tormenta son hombres. "Al parecer ellos trabajan más en actividades al aire libre que las mujeres", dice Thomas Songer, de la Universidad de Pittsburgh, director de la investigación. Al igual que Songer, el doctor Williams opina que el machismo puede tener un papel importante en esta situación. Los hombres toman más riesgos sin mirar el peligro al que se enfrentan. Tal vez por esta razón en desastres naturales, como inundaciones, tornados y huracanes, también mueren más hombres. "Uno ve muchas descripciones de individuos que manejan alrededor de las barricadas en caminos inundados y no lo logran".

La actitud machista, según Williams, evita que los hombres se acerquen a los hospitales para hacerse chequeos preventivos, algo que sí hacen las mujeres con regularidad y que les ayuda a detectar enfermedades cuando aún son curables. En cambio, la costumbre de los hombres de tragarse sus sentimientos los acerca al estrés y a enfermedades conexas como la hipertensión y el infarto.

Al final Williams da un solo consejo: "Ser hombre no significa solamente cuidar a la familia. También implica cuidarse a sí mismo".

EDICIÓN 1893

PORTADA

Gobierno de Duque: un despegue con ventarrón

El llamado de Duque por la unidad del país fue empañado por el beligerante discurso del presidente del Senado. ¿Puede esto afectar la gobernabilidad del nuevo mandatario? Análisis de SEMANA.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1893

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.