Tendencias
Blue, Breakfast, Clock, Concepts, Plate
Cuando los profesionales de la salud hablan de la importancia de la alimentación saludable no solo se refieren a incluir ingredientes que sean nutritivos, sino también a comer en los horarios adecuados y evitar saltarse las comidas. - Foto: Getty Images

vida moderna

¿Qué le pasa al cuerpo si no se desayuna por una semana?

Esta comida es considerada por muchos como la más importante del día.

Cuando los profesionales de la salud hablan de la importancia de la alimentación saludable no solo se refieren a incluir ingredientes que sean nutritivos, sino también a comer en los horarios adecuados y evitar saltarse las comidas. Para muchas personas, las tres comidas fundamentales del día son el desayuno, el almuerzo y la cena.

No obstante, el ayuno se populariza cada vez más como una alternativa que aporta múltiples beneficios para el organismo; pero, como lo señalan los mismos defensores de esta práctica, no se trata de una opción viable para todas las personas. SEMANA comparte lo que dicen algunos expertos sobre los riesgos que puede implicar saltarse el desayuno.

¿Qué sucede en el organismo cuando no se desayuna?

De acuerdo con el portal Muy Saludable de Sanitas, se estima que cerca del 20 % o 30 % de los adultos no desayunan, bien sea por el afán, la ausencia de apetito en la mañana o por seguir alguna dieta para bajar de peso. Sin embargo, algunos expertos consideran que son más los riesgos que los beneficios de no desayunar.

De hecho, según señala el mencionado portal, muchos profesionales de la salud y científicos concuerdan en que el desayuno es la comida más importante del día, puesto que en este primer plato se obtienen los nutrientes necesarios para empezar el día con toda la energía.

Así lo reafirma el portal sobre estilo de vida saludable Mejor con Salud, el cual indica que la somnolencia y el cansancio a lo largo del día se enlistan entre las consecuencias de no desayunar. Además, explica que otro error que se comete es reemplazar un desayuno completo por un café, ya que para que el cuerpo obtenga la energía que requiere se deben consumir alimentos ricos en los nutrientes esenciales.

Entre otros problemas que desencadena saltarse el desayuno, explican desde el blog de Sanitas, se incrementan las posibilidades de subir de peso o padecer obesidad. “Los expertos apuntan también que las personas que no desayunan suelen tener más hambre por la tarde y la noche, llegando a la cena con mucho apetito, lo que provoca que se levanten con pocas ganas de desayunar. La cuestión es que, si hay un ayuno prolongado, luego se come mucho y es más fácil que esas calorías se acumulen en forma de grasa”, indican.

Igualmente, de acuerdo con una investigación realizada en la Universidad de Harvard y publicada en la revista Circulation, referenciada por Muy Saludable, esta práctica también puede incidir en el riesgo de sufrir un infarto. Según los hallazgos del estudio, saltarse el desayuno puede incrementarse el peligro de presentar este tipo de afección cardíaca, debido a que desencadena varios factores de cuidado, como la obesidad, la presión arterial alta, el colesterol alto y la diabetes.

Con respecto a la relación de saltarse el desayuno y la diabetes, Mejor con Salud precisa que en la alimentación existen algunos ingredientes que permiten que el organismo regule los niveles de glucosa. Por ello, evitar esta comida puede propiciar la disminución en la concentración de insulina y, en su defecto, la acumulación del azúcar en el cuerpo.

También se ha demostrado que el hambre impide la concentración. Como lo resalta Muy saludable, se ha comprobado que el hambre puede influir en el bienestar emocional de las personas, en especial de los niños, lo que suele a su vez alterar su comportamiento y desempeño en distintos ámbitos de la vida.

Por todas estas implicaciones, los expertos aconsejan respetar los horarios de las comidas y no saltarse el desayuno. De igual forma, recalcan la importancia de que se escojan adecuadamente los alimentos que harán parte de ese primer plato del día; de acuerdo con la Federación Mexicana de Diabetes, referenciada por Salud180, un desayuno saludable es aquel que contiene:

  • 30% de verduras
  • 25% de cereales, leguminosas y tubérculos
  • 25% de productos de origen animal (proteínas)
  • 20% de fruta
  • Además de una cantidad recomendada de agua, según la edad, y acompañado de leche o yogur.