vida moderna

¿Qué planta sirve para limpiar el páncreas?

El páncreas es una glándula de unos 200 gramos de peso y 20 cm de longitud.


El páncreas es una glándula localizada detrás del estómago y por delante de la columna que produce jugos que ayudan a descomponer los alimentos y hormonas que ayudan a controlar los niveles de azúcar en la sangre, de acuerdo con Medline Plus, la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Además, los problemas en el páncreas pueden conducir a muchos problemas de salud como:

  • Pancreatitis o inflamación del páncreas: esto ocurre cuando las enzimas digestivas comienzan a digerir al mismo páncreas.
  • Cáncer de páncreas: No está claro qué causa el cáncer de páncreas. Los médicos han identificado algunos factores que pueden aumentar el riesgo de padecer este tipo de cáncer, incluido fumar y padecer ciertas mutaciones genéticas heredadas.
  • Fibrosis quística: Un trastorno genético en el que una secreción mucosa espesa y pegajosa pueden obstruir los conductos pancreáticos.

Por ello, el portal de seguros El Corte Inglés reveló cuáles son las plantas que sirven para limpiar el páncreas como, por ejemplo:

  • Zumo de limón: tiene varias propiedades, pues contiene una serie de minerales necesarios para el día a día, como la fibra, el calcio, fósforo, magnesio, potasio, vitamina A y C.
  • Infusión de raíz de diente de león: es rica en vitaminas, inulina, fitoesteroles, aminoácidos y minerales, particularmente en potasio, según el portal portugués de salud, nutrición y bienestar Tua Saúde.
  • Ajo: se compone de minerales como el yodo, fósforo, potasio y vitaminas como la B6.
  • Raíz de genciana: tiene propiedades diuréticas, digestivas y depurativas.
  • Canela: es antiinflamatorio, afrodisíaca, antiséptica, astringente y estimulante.
  • Equinácea: tiene propiedades antiinflamatorias, antialérgicas e inmunomoduladoras.
  • Bayas de cedro: tiene flavonoides y vitamina C.
  • Raíz de regaliz: es antioxidante, antibacteriana, antiinflamatoria y protectora.

De todos modos, antes de consumir algún alimento lo primero que hay que hacer es consultar al médico tratante o a un nutricionista para que sea este quien guíe el proceso e indique qué es lo más adecuado para cada persona, pues las anteriores recomendaciones no son las indicadas para todas las personas, pues la información antes dada de ninguna manera sustituye la asesoría médica.

Páncreas
La inflamación del páncreas puede derivar en graves problemas de salud. - Foto: Getty Images/iStockphoto

Por su parte, el portal Rincón de la Salud reveló algunos consejos para cuidar el páncreas como:

  • Moderar el consumo de azúcar y harinas refinadas. La ingesta diaria de azúcares libres debe ser menos del 10 % de calorías totales, aunque para obtener beneficios de salud adicionales lo ideal sería un consumo inferior al 5 % de la ingesta calórica total.
  • Reducir o eliminar las comidas fritas o sobrecocinadas.
  • Consumir alimentos altos en fibras. Normalmente se le reconoce por su aporte en la prevención y alivio del estreñimiento. Sin embargo, los alimentos que contienen fibra también pueden brindar otros beneficios al cuerpo humano, como ayudar a mantener un peso saludable y reducir el riesgo de sufrir diabetes, enfermedades cardíacas y algunos tipos de cáncer.
  • Disminuir el consumo de carne roja. La Fundación Española del Corazón recomendó en su portal web que en una alimentación saludable y equilibrada, la ingesta recomendada de este alimento es de 3-4 raciones a la semana (raciones de 100-125 g, es decir, un filete pequeño).
  • Consumir vegetales como el brócoli, coliflor, repollo, berro y coles de brusela.
  • Prevenir la diabetes o controlarla si se padece. La enfermedad se presenta cuando el páncreas no secreta suficiente insulina o el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS).
  • No fumar.
  • Reducir el consumo de alcohol y hacerlo con moderación. Para los adultos sanos, esto significa una copa por día, para las mujeres de todas las edades y para los hombres, mayores de 65 años. Y hasta dos copas por día, para los hombres menores de 65 años.