vida moderna

¿Qué sucede en el cuerpo si se consumen arándanos todos los días?

Además de regular los anticuerpos en el organismo, este fruto previene el envejecimiento prematuro.


Los arándanos son uno de las frutas más saludables y con mayor contenido en vitaminas y antioxidantes, los cuales previenen el envejecimiento celular y aportan múltiples beneficios para la salud, dado que neutralizan los radicales libres.

Además de ser un alimento rico en antioxidantes, esta fruta contiene taninos, flavonoides, vitamina B, vitamina C y minerales esenciales como el manganeso. Así mismo, existen dos tipos de arándanos que se caracterizan por su color, unos son azules o negros y los otros son rojos. Su sabor característico es ácido.

Se pueden comprar frescos, congelados, desecados, prensados, en zumo o en gelatina.

Beneficios de los arándanos

Antiinflamatorio: al contener una gran cantidad de antioxidantes, contribuye a reducir los efectos nocivos de ciertas patologías y lesiones, haciendo que la curación tarde menos en producirse y requiera menos recursos por parte de nuestro sistema inmunitario.

Reduce el riesgo de sufrir cáncer: esta es una de las enfermedades más frecuentes en la población mundial. Algunos estudios han concluido que el consumo de esta fruta puede combatir el riesgo de proliferación de células cancerosas, cuando son pocas.

Rejuvenece: los arándanos pueden revertir el proceso de envejecimiento de varias maneras, entre ellas, eliminando los radicales libres en la piel y otros órganos. Esto hace que la piel se vea sana y joven.

Previene enfermedades neurodegenerativas: este fruto tiene sustancias que actúan como agentes neuroprotectores, lo cual permite el deterioro cognitivo y el desarrollo de ciertas enfermedades degenerativas como el mal de Alzheimer y el párkinson.

Ayuda a prevenir la diabetes: un estudio publicado en 2010, en el Nutrition Journal, afirma que consumir esta fruta mejora la sensibilidad a la insulina en las personas obesas resistentes a esta hormona.

Mejor la vista: uno de los órganos que más sufren daños con el tiempo es la retina del globo ocular; sin embargo, los arándanos, al tener una gran cantidad de antioxidantes llamada antocianinas, previenen los daños en los ojos.

Aumentan las defensas: este fruto estabiliza los anticuerpos, refuerza los tejidos y lucha contra las infecciones y virus. Expertos recomiendan consumir 30 gramos de arándanos al día, lo cual equivale a 17 calorías aproximadamente.

Ayuda a perder grasa: son ideales para una dieta saludables y para las personas que deseen perder peso, dado que regula el funcionamiento intestinal y ayuda a sentirse más saciado.

Mejora las relaciones sexuales: los arándanos aumentan la producción de óxido nítrico endógeno, que suele asociarse a un menor riesgo de enfermedad cardíaca, pero también es el que interviene en la erección del pene.

Mejora la salud del cabello: gracias a su alto contenido de vitamina B, pueden aumentar el crecimiento del cabello.

¿De qué formas se pueden consumir los arándanos?

  • Salsa de arándanos: esta salsa puede ser un acompañamiento perfecto para las carnes, pero también para algunos pescados como el salmón.
  • Ensaladas: gracias a su sabor agridulce, los arándanos pueden ser un ingrediente en las ensaladas. Se puede combinar con otras frutas como el mango, la manzana o la naranja. También se puede mezclar con algunos quesos suaves o se pueden adicional con frutos secos.
  • Zumo de arándanos: además de ser una fruta fácil de ingerir, estos se pueden convertir en una bebida.
arándanos
Además de regular los anticuerpos en el organismo, este fruto previene el envejecimiento prematuro. - Foto: Getty Images
  • Mermeladas y compotas de arándanos: otra alternativa para consumir esta fruta es por medio de mermeladas que se utilizan para untar en tostadas o, incluso, para decorar toda clase de repostería.
  • Arándonos mezclados en yogur: puede añadir arándanos enteros o triturados en los lácteos.
  • Arándanos al natural: es la forma más común de consumirlos.
  • Deshidratados: no es recomendable consumirlos de esta manera, pues en su proceso de evaporación pierden los nutrientes y los azúcares restantes quedan elevados.