Además de ser un ingrediente para la preparación de las comidas, contribuye a la limpieza de los riñones. - Foto: Archivo

vida moderna

Riñones: cómo limpiarlos naturalmente con una infusión de cilantro

Estos órganos son importantes para el funcionamiento óptimo del organismo.

Los riñones son los encargados de eliminar los desechos y el exceso de líquido presente el cuerpo. Asimismo, “también eliminan el ácido que producen las células del cuerpo y mantienen un equilibrio saludable de agua, sales y minerales (como sodio, calcio, fósforo y potasio) en la sangre”, detallan los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés).

Este par de órganos producen hormonas que son importantes para:

De acuerdo con Mejor con Salud, hay algunos signos que pueden indicar que los riñones necesitan urgentemente una limpieza. Estos son:

  • Presión arterial alta o baja.
  • Dolor en la parte anterior o inferior del abdomen.
  • Orina color café oscuro y de olor fuerte.
  • Dolores de espalda, justo encima de la cintura.
  • Sed excesiva.
  • Cambios en los hábitos de micción.
  • Dolor al orinar.
  • Pigmentos epiteliales más secos y oscuros.
  • Tobillos hinchados.
  • Inflamación en el contorno de los ojos.
  • Hematomas y hemorragia.

Para realizar este proceso de limpieza, el portal Salud 180 destaca las propiedades del cilantro para el bienestar de los riñones.

Infusión de cilantro

  1. Desinfectar y limpiar muy bien el cilantro. Picarlo finamente.
  2. Poner a hervir agua junto con el cilantro. Retirar del fuego luego de 15 minutos y dejar que enfríe.
  3. Colar y servir. En caso de que sobre, depositar en una botella y refrigerar.
  4. Se debe consumir un vaso diariamente para limpiar los riñones y eliminar las toxinas del organismo.

Otras bebidas

Mejor con Salud, portal especializado en cuidado personal, propone otras preparaciones para limpiar los riñones.

Sandía y limón

Ingredientes

  • Dos tazas de sandía (300 g).
  • El jugo de un limón.

Preparación

  1. Picar la sandía en cubos pequeños, retirando la cáscara.
  2. Exprimir el limón.
  3. Llevar ambos ingredientes a la licuadora y procesar.
  4. Servir y consumir.

Zanahoria y apio

Ingredientes

  • Dos zanahorias.
  • Tres tallos de apio.
  • Un cuarto de taza de agua (62 ml).

Preparación

  1. Pelar las zanahorias y lavarlas.
  2. Lavar los tallos de apio.
  3. Cortar las zanahorias en rodajas y los apios en trozos pequeños.
  4. Procesar en la licuadora por varios minutos para un resultado homogéneo.
  5. Servir y disfrutar.

Zanahoria y pepino

Ingredientes

Preparación

  1. Pelar las zanahorias y el pepino.
  2. Lavarlos.
  3. Cortarlos en rodajas.
  4. Procesar en la licuadora.
  5. Servir y beber en ayunas.

Perejil

Ingredientes

  • Seis cucharadas de perejil (60 g).
  • Un litro de agua.

Preparación

  1. Lavar muy bien el perejil. Para esto se puede agregar a un recipiente vinagre, agua y limón. Sumergir el perejil durante varios minutos.
  2. Picar el perejil y agregar a una olla con un litro de agua.
  3. Poner a cocinar y esperar que pasen diez minutos.
  4. Esperar a que enfríe un poco, colar y servir. Si es de preferencia, también se puede refrigerar por un tiempo y consumir frío.
  5. Se de consumir en ayunas, media hora antes de comer cualquier alimento. Se puede beber máximo dos veces al día. Mejor con Salud explica que se debe ingerir por dos semanas para obtener buenos resultados.

Daño renal

De acuerdo con ClikiSalud, portal especializado en salud, los signos de una enfermedad renal o daño en los riñones pueden ser difíciles de identificar. No obstante, existen algunas señales que pueden presentarse al inicio, antes de que la afección sea más grave.

  • Falta de apetito.
  • Malestar general y fatiga.
  • Dolor de cabeza.
  • Prurito, resequedad de la piel y picazón generalizada.
  • Náusea.
  • Pérdida de peso sin proponérselo.

Cuando la enfermedad está avanzada, los síntomas pueden ser:

  • Hipertensión.
  • Cambios en la cantidad y número de veces que se orina.
  • Cambios en la apariencia de la orina.
  • Sangre en la orina.
  • Hinchazón en piernas y tobillos.
  • Dolor en la zona de los riñones.
  • Dificultad para dormir.
  • Falta de concentración.
  • Dificultad para respirar.
  • Mal aliento y un sabor metálico en la boca.