viajes

Trucos para manejar el llamado ‘jet lag’ en los viajes de Semana Santa

Este trastorno afecta con frecuencia a los viajeros y es importante mitigar su impacto para poder disfrutar el paseo.


Muchas personas se identifican con el trastorno del sueño reconocido o jet lag, especialmente cuando se hacen viajes muy largos y donde los cambios de horarios se sienten con más fuerza.

A pesar de ser un trastorno común, algunas personas no están familiarizadas con él. Es clave entender que el “reloj interno” que tienen los seres humanos o el llamado ritmo circadiano permite regular biológicamente los tiempos de sueño y descanso. Este “reloj” se sincroniza con los períodos de luz y oscuridad del lugar donde se encuentre la persona e identifica los horarios en los que usualmente realiza actividades diarias.

Esta sincronización es la que permite que las personas estén activas durante el día y duerman durante la noche.

Sin embargo, durante los viajes, estos sincronización suele afectarse, porque los horarios son diferentes. En este sentido, existen algunas claves para poder afrontar este trastorno:

  • En primer lugar, es importarte prepararse para evitar el jet lag un poco antes de empezar el viaje y dormir bien la noche anterior.
Varios pasajeros se han visto perjudicados por la cancelación de vuelos
Varios pasajeros se han visto perjudicados por la cancelación de vuelos - Foto: Getty Images / Swell Media
  • Una vez en el destino es bueno darse una buena ducha para relajarse, esto ayudará a manejar mejor las horas restantes del día antes de ir a descansar y liberar toda la tensión acumulada.
  • Durante el vuelo, es clave poderse levantar un poco y realizar estiramientos. Si el arribo al destino es por la tarde-noche, se debe intentar no dormir mucho en el viaje, para que al llegar resulte más fácil el poder dormir.
  • Si se llega por la mañana, es mejor tratar de dormir durante el trayecto para estar más activo al llegar al lugar de destino y así sentirse bien.

Los efectos de la descompensación horaria suelen durar entre 1 a 3 días, aunque todo depende de cada persona, de su organismo, su edad,

De hecho, se ha podido determinar que en niños y en adultos de más de 50 años este tipo de efectos son más dominantes y, aunque es imposible evitar el jet lag, lo que sí se puede es contrarrestar los síntomas poniendo en práctica las recomendaciones.

Por su parte, los expertos de EMMA Sleep aconsejan que sin importar la actividad que se realiza, es de suma importancia cuidar los hábitos de sueño. “El sueño juega un papel vital para mantenernos en forma y saludables. Cuando duermes mucho te despiertas siendo la mejor versión de ti mismo, pues le has dado a tu mente y cuerpo el tiempo que necesita recargarse y despertar sintiéndote renovado”, explica Verena Senn, neurobióloga y jefa de investigación del sueño en Emma – The Sleep Company, y aclara que descuidar las rutinas de sueño y continuar con los malos hábitos a la hora de dormir podría ser perjudicial para la salud.

Además, en el caso de las personas que son viajeros frecuentes, el jet lag es algo inevitable, por lo que la persona debe hacer el esfuerzo para acostumbrarte a viajar por varias horas, así como habituarse al cambio de horario y tratar de manejar esta afección de la mejor manera posible.

Después de esto, lo que sigue es disfrutar los viajes ya sea por vacaciones o por negocios y organizarse para que el trastorno no represente un problema y les afecte el viaje.