Cambio climático
Un “apocalipsis climático”, la razón de los jóvenes para no tener hijos - Foto: Foto archivo

cambio climático

Un “apocalipsis climático”, la razón de los jóvenes para no tener hijos

Un estudio señala que las personas no quieren tener hijos porque sería obligarlos a intentar sobrevivir.

El mundo atraviesa por la que sería una de sus peores crisis en cuanto al cuidado del planeta como las constantes amenazas a las que ha estado expuesta la humanidad.

Este 2020 ha sido un año de eventos específicos que han hecho que la sociedad transforme su pensar e incluso su actuar, como ocurre actualmente por la pandemia del coronavirus que trajo consigo cambios nunca antes vistos y a los que las personas, bien o mal, se han tenido que adaptar.

Pero la pandemia no es lo único que ha marcado el año, los fenómenos climáticos también se han tomado protagonismo como los huracanes que destruyeron varias ciudades en Centroamérica y en Colombia, como ocurrió con la zona isleña de San Andrés, Providencia y Santa Catalina que quedaron un 98 por ciento devastadas. Además de los voraces incendios que arrasaron con millones de hectáreas en California y Australia son algunos de los eventos naturales que se han tenido que enfrentar.

Los jóvenes cada vez están más preocupados por el cambio climático, motivo por el que no quieren tener hijos. - Foto: Daniel Reina

Esto ha llevado a que la humanidad viva en una constante incertidumbre e inclusive temor por lo que pueda seguir ocurriendo, teniendo en cuenta que no se ha tomado ninguna acción de impacto para frenar de una vez por todas el cambio climático. Ahora esta razón es la principal para que los jóvenes desde ya decidan en no tener hijos, bajo el argumento de un “apocalipsis climático” que se avecina.

De acuerdo con un estudio publicado en la revista Climatic Change, los jóvenes cada vez piensan menos en tener hijos debido a la amenaza de una crisis climática. La investigación se basó en una encuesta cuantitativa y cualitativa de 607 estadounidenses entre los 27 y 45 años de edad.

Por un lado, el 59,8 por ciento de los encuestados informó estar “muy” o “extremadamente preocupados” por la huella de carbono de la procreación; el 96,5 por ciento de los encuestados estaban “muy” o “extremadamente preocupados” por el bienestar de sus hijos actuales, esperados o hipotéticos en un mundo con cambio climático.

“Esto se debió en gran parte a una expectativa abrumadoramente negativa del futuro con el cambio climático. Los encuestados más jóvenes estaban más preocupados por los impactos climáticos que sus hijos experimentarían que los encuestados mayores, y no hubo diferencias estadísticamente significativas entre las preocupaciones eco-reproductivas de los encuestados masculinos y femeninos”, según señala la investigación.

De los encuestados, una mujer de 27 años dijo: “Siento que en conciencia no puedo traer un niño a este mundo y obligarlo a intentar sobrevivir a lo que pueden ser condiciones apocalípticas”.

Por su parte, un padre de 42 años, dijo que, “el mundo será un infierno de invernadero, con guerras por recursos limitados, civilización colapsada, agricultura en decadencia, mares crecientes, glaciares derretidos, hambre, sequías, inundaciones, deslizamientos de tierra y devastación generalizada”. Mismo caso se encontraron en otras personas que aseguraron sentirse arrepentidos de tener hijos teniendo en cuenta el efecto del cambio climático. Una madre de 40 años dijo: “Lamento tener a mis hijos porque me aterroriza que se enfrenten al fin del mundo debido al cambio climático”.