salud

Vitaminas que se deben incluir en la dieta para potenciar la concentración y la memoria

Un estudio reciente revela que la capacidad de memoria del cerebro es diez veces más elevada de lo que se pensaba.


De acuerdo con algunas investigaciones, el cerebro puede almacenar potencialmente un petabyte, es decir, la misma cantidad de espacio necesaria para almacenar todo Internet. Por ello, para mantenerlo sano y potenciarlo, expertos recomiendan además de una dieta sana el consumo de alimentos ricos en vitaminas.

Cabe recordar que las vitaminas son un grupo de sustancias necesarias para el funcionamiento celular, el crecimiento y el desarrollo normales. Las adecuadas para potenciar la concentración y la memoria, específicamente, son las del grupo B, la vitamina C, D, E y el zinc.

Vitaminas del grupo B

Las vitaminas B son especialmente conocidas por mejorar la energía, la atención y la agudeza mental. Expertos concuerdan que un consumo regular de estas sirve para mejorar las funciones mentales.

  • La vitamina B6 ayuda a reducir la fatiga y a mantener un bienestar físico y mental adecuado.
  • Las vitaminas B1 y B12 contribuyen al funcionamiento normal del sistema nervioso.
  • Las vitaminas B9 ayudan a metabolizar la homocisteína reduciendo su concentración en el flujo sanguíneo, ayudando así a prevenir lesiones duraderas en el tejido cerebral.

Estas vitaminas se pueden encontrar en las legumbres, el pescado, la carne, los huevos, los lácteos y las verduras de hoja verde.

Vitamina C

Esta vitamina está implicada en la producción de ciertos neurotransmisores. De acuerdo con estudios realizados, estos neurotransmisores controlan la atención y las acciones de respuesta. Por tanto, la vitamina C ayudará al cerebro a funcionar de manera adecuada.

Además, las propiedades desintoxicantes de la vitamina C ayudan a luchar contra posibles contaminantes y el estrés oxidativo. Puede encontrarse en alimentos como el pimiento rojo y el pimiento verde, los kiwis, el brócoli, las fresas y frutas cítricas, como naranjas o toronjas.

Vitamina D

Se ha demostrado que es crucial en la salud de las funciones nerviosas. Es una de las vitaminas más fáciles obtener debido que solo basta con que el paciente pase entre 20 y 30 minutos en exposición solar directa. Además, algunos alimentos también la contienen. Estos son: pescado azul (salmón, atún) y, en menor cantidad, hígado de ternera, queso y los cereales fortificados.

Vitamina E

Esta vitamina protege las células del estrés oxidativo. La vitamina E funciona como antioxidante y el cerebro es especialmente sensible a los radicales libres, por lo que existe evidencia científica que demuestra que la vitamina E puede mejorar las funciones cognitivas y la memoria en personas mayores.

Alimentos que contienen vitamina E:

  • Nueces como las almendras, el maní y las avellanas.
  • Semillas como las semillas de girasol.
  • Hortalizas de hoja verde como las espinacas y el brócoli.

Zinc

Este mineral es especialmente abundante en el cerebro y esencial para las funciones cognitivas.

Alimentos que contienen zinc: ostras, cangrejo, carne, semillas de calabaza, anacardos, garbanzos, el pollo, el pavo, el queso y la avena.

Cabe mencionar que la memoria es la función cerebral para retener información, pero es común que el envejecimiento implique cierto grado de problemas de memoria, así como una ligera disminución de otras habilidades de razonamiento, según Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación.