Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×
Semana Videos

Filtrar:

VIDEO

Sexo tántrico: del estornudo sexual al éxtasis

Sin tabúes. El Tantra dice que para disfrutar a tope de la vida hay que aceptarse tal y como es. Lo mismo ocurre en el sexo. María Lucía Tarazona, facilitadora tántrica, explica que incluso es posible lograr un órgasmo en todo el cuerpo aplicando una serie de consejos derivados de esta práctica milenaria.

Compartido 0 Veces

“Estamos  todos acostumbrados  al sexo tradicional,  a tener relaciones sexuales   desde el afán por darle placer   al otro, damos por sentado que el   orgasmo femenino o la eyaculación masculina  son indicativos del éxito de una buena relación  íntima”, asegura María Lucía Tarazona, facilitadora tántrica y quien hace más de tres años llegó al mundo del Tantra. Sin  embargo, lo que realmente sucede es que después de la descarga, el hombre termina cansado y con   ganas de ir a dormir, y muchas veces la mujer no llega al orgasmo, y cuando lo hace, queda saturada  de sexo.

Esto sucede, de acuerdo a la experta, porque todos los músculos están muy contraídos, hay un exceso de fricción y no hay una respiración relajada que permita fluir la energía por todo el cuerpo. Por eso,  Tarazona explica que la meta del sexo tántrico no es la eyaculación o el orgasmo, sino potenciar los sentidos mediante besos, caricias y miradas para que fluya la energía sexual, dejando atrás los tabúes y, sobre todo, las prisas.

“La diferencia entre el sexo tradicional y el sexo tántrico es muy grande”, asegura y agrega que a diferencia de cualquier encuentro convencional que suele durar 15 minutos, un encuentro sexual aplicando las prácticas del sexo tántrico puede alcanzar más de dos o tres horas. “La energía va en ascenso y sigue llegando en oleadas. Incluso puedes navegar en esa energía por una semana completa porque queda en tu cuerpo y en tu organismo”.

Le puede interesar: Lo que aprendí de sexo en un año

Uno de los secretos para alcanzar este tipo d3 experiencia es que entre más sutil sea el movimiento y  más suave, el cuerpo logrará sensibilizarse más y comenzará a experimentar un nuevo tipo de sensibilidad. Según Tarazona, no se requiere tener ningún tiempo de experticia ni acondicionamiento físico para practicar sexo tántrico, pero sí práctica. “Lo primero que hay que saber es que todos los seres humanos fuimos dotados con esta energía.  Pero venimos de unos condicionamientos muy arraigados, especialmente hacia la búsqueda del orgasmo,y no perdemos de la delicia de todo el viaje. La invitación es a estar presente cada instante”.  

La experta también aconseja empezar a entender que las zonas erógenas están en todo el cuerpo y hay que enfocarse en todas ellas, no sólo en digitales. También es fundamental preparar el ambiente para practicarlo, pero sobretodo, hay que aprender a aceptar el cuerpo tal y como es. “Los sentimientos como la vergüenza y la culpa son los elementos más tóxicos para una relación sexual,  pues cuando no logró una plena aceptación de mi cuerpo, no voy a poder soltarme ni liberarse en esa relación. Es importante alimentar ese cuerpo de manera apropiada, ejercitarlo, amarlo como es. Y trabajar sobre los tabúes y culpas que están enraizados en el inconsciente colectivo por todas las trabas que ha impuesto la religión”.

Cargando Comentarios...

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1890

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.