Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 5/21/2018 7:41:00 AM

Fórmula de expansión

El año pasado invirtió cerca de 90.000 millones de pesos y para este tendrá una cifra similar porque busca acelerar su apuesta por innovar en productos, logística y mercados.

Alpina fórmula de expansión Fórmula de expansión

Un año de vacas flacas tuvo la industria láctea del país en 2017, que el año pasado cayó 0,6 por ciento. El aumento del impuesto al valor agregado encareció muchos productos, lo que redujo el consumo y generó desconfianza en los compradores. También se encarecieron las materias primas, aumentaron los inventarios de leche y algunos mercados internacionales cerraron las puertas preventivamente a los productos colombianos ante un brote de fiebre aftosa.

Este escenario adverso les pegó a todas las empresas del sector, pero algunas lograron sortear mejor la situación. Es el caso de Alpina: pese a todas las dificultades aumentó 0,5 por ciento sus ventas netas y logró que su margen ebitda alcanzara el 14,8 por ciento, por encima del reportado en 2016, de 14,6 por ciento. De ese modo, su utilidad neta llegó a 81.155 millones de pesos.

Le sugerimos: El valor de la tradición

Ernesto Fajardo, presidente de Alpina, asegura que, en medio de la difícil coyuntura que vivió la economía del país, los resultados lograron mantenerse en terreno positivo gracias a una estrategia que combinó un esfuerzo grande en innovación, inversiones por 87.500 millones de pesos –que tendrán niveles similares este año– destinadas principalmente a modernización, optimización de procesos y un fuerte control de gastos.

Este año el panorama luce más alentador tanto para las operaciones del país como para las del exterior. En Colombia cuenta con seis plantas industriales y es una de las compañías con mayor eficiencia operativa y productiva. Por eso, espera aprovechar que después de la tempestad de casi tres años de desaceleración de la economía en 2018 empiece la reactivación.

Fuera del país, el panorama también luce más positivo. Tiene cuatro plantas –dos en Ecuador, una en Venezuela y una en Estados Unidos– y exporta a once países, de los cuales ha comenzado a atender tres este año: San Martín, con avena; Guyana, con avena, Alpin, compotas, leche y Frutto; y Trinidad y Tobago con Alpin, avena y bebida de almendras.

La compañía ha enfrentado coyunturas políticas y económicas complejas tanto en Venezuela como en Ecuador, que han retrasado su crecimiento. Sin embargo, ha cumplido en términos generales los planes originales trazados para desarrollar estos mercados. Otras multilatinas buscan crecer mediante la compra de empresas que ya operan en el exterior para luego fusionarlas. En cambio, Alpina ha optado por una estrategia orgánica, es decir, invertir directamente para abrir mercado y operaciones en el exterior. El modelo de negocios se basa en llegar primero con exportaciones, conocer muy bien los gustos, necesidades y estructura de los mercados y luego comenzar a operar directamente.

Le puede interesar: Optimistas por naturaleza

En el caso de Venezuela, empezó exportando a comienzos de los noventa sus tradicionales arequipes, un producto que tuvo tal aceptación en el mercado vecino que un año después la llevó a montar una planta en las afueras de Caracas, en Villa de Cura, donde comenzó a producir en 1994. Actualmente, mantiene esta operación en Venezuela pese a las dificultades de la economía. Su producto estrella es el Bon Yurt, aunque también produce refrescos, mantequilla, arequipe y yogures. El presidente de Alpina destaca que en la actualidad es la única compañía extranjera del sector de lácteos que no ha dejado de operar. “Somos constantes, somos un equipo comprometido, que no se da por vencido ante las dificultades”. Esta planta, que en sus mejores épocas llegó a tener 500 empleados directos, hoy cuenta con 150.

En 1995 ingresó al mercado de Ecuador al exportar allí algunos de sus yogures, quesos y otros lácteos. La acogida de esta marca en el mercado ecuatoriano le permitió abrir en 2003 una planta de producción en Machachi. Cinco años después vio la oportunidad de adquirir Kiosko, una tradicional empresa local especializada en quesos –que también comenzó en una casa como la cabaña de Alpina en Sopó– y cuya planta en San Gabriel es una de las más productivas. En este país la marca Alpina lidera el negocio de quesos. Fajardo destaca que en Ecuador el negocio viene creciendo, es rentable y confirma que la estrategia de diversificación geográfica ha funcionado bien.

En Estados Unidos tienen un modelo muy particular, pues operan por medio de un socio estratégico local. Allí el reto permanente es innovar, pues en ese mercado tan competitivo cientos de marcas internacionales libran una guerra a muerte por los consumidores. Además de fabricar lácteos en este mercado, también desde Colombia exportan el Bon Yurt, la avena y el arequipe, principalmente para consumidores hispanoamericanos. A su vez, desde la planta de Estados Unidos se venden productos a Canadá. “Estamos muy entusiasmados probando nuevos productos y de eso se trata un poco”, dice Fajardo sobre las expectativas que tienen del mercado norteamericano.

Le puede interesar: La fortaleza de la banca

La experiencia internacional le ha servido a Alpina no solo para diversificar sus mercados, sino para conocer nuevas tendencias y aprender lo que se está haciendo en otros países. Para el directivo, el hecho de mirar afuera tiene que ver con la capacidad de pensar no solo lo que se hace en Colombia para replicarlo en otros países, sino, más bien, para aprender de esos países y entender cuál es la necesidad y tener la paciencia de ir creciendo y generando más valor.

La operación de Alpina en el extranjero forma parte crítica de su estrategia y por eso son muy optimistas con lo que viene a futuro. La compañía sigue en plan de fortalecer sus operaciones y, al mismo tiempo, está pendiente de nuevas oportunidades en América Latina. Aunque no están activamente buscando entrar en nuevos países, con frecuencia reciben propuestas que analizan con mucho cuidado. Mientras tanto, las metas para este año apuntan a crecer en todos los mercados, incluso por encima del promedio de sus economías. El mercado luce apetitoso en la región y la compañía cree que la experiencia que ha acumulado en estos años le permitirá enfrentar un 2018 desafiante.

EDICIÓN 1959

PORTADA

¿Qué hay detrás del paro?

Razones, realidades y mitos de la movilización social del 21 de noviembre.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1959

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.