medioambiente

Más de 220.000 incendios se registraron en ecosistemas de Brasil en 2020

Esta cifra representa un crecimiento de 12,7% y a la vez se constituye en la más alta de la última década, de acuerdo con datos oficiales del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (Inpe). La deforestación es una de las principales causas de las conflagraciones.


Los incendios marcaron una de las mayores afectaciones al medio ambiente en el año que acaba de terminar. Brasil fue uno de los países más impactados por esta situación. 

La cifra de conflagraciones en este país creció 12,7% en 2020 para registrar un máximo en la última década, de acuerdo con números oficiales que pueden aumentar la presión sobre el gobierno de Jair Bolsonaro ante la destrucción de la selva amazónica.

En total se presentaron 222.798 incendios forestales en todo el país durante el año anterior, el número más elevado desde 2010, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (Inpe), en su más reciente informe dado a conocer este domingo. 

Esto incluye más de 103.000 incendios en la Amazonia brasileña, un aumento anual de casi 16%, según informó el mencionado Instituto, que utiliza imágenes satelitales para seguir los fuegos y la deforestación.

Los incendios han acabado con miles de hectáreas en la Amazonia brasileña. Foto: Greenpeace

También incluye más de 22.000 incendios en la parte brasileña del Pantanal, el humedal más grande del planeta, que fue devastado el año pasado con un aumento de más de 120%. La Amazonía y el Pantanal son dos de los ecosistemas más valiosos del mundo.

La mayor selva tropical del mundo, compartida por nueve países y territorios de América del Sur, es considerada vital para detener el cambio climático gracias a la cantidad de bosque que permite la absorción de enormes cantidades de dióxido de carbono existente en la atmósfera.

Le recomendamos: Deforestación en la Amazonia brasileña superó las 700.000 hectáreas a septiembre

Cerca del 62% de la extensión de la Amazonia se encuentra en territorio brasileñoy por ello las afectaciones que se causen a este ecosistema tienen gran impacto en las consecuencias sobre cambio climático y calentamiento global. 

Las cifras del Inpe también indican que entre enero y septiembre de 2020, fueron deforestadas 700.000 hectáreas, una cifra alarmante a pesar de ser un 10 por ciento inferior a la registrada en el mismo período de 2019.

Los datos oficiales revelaron que en septiembre se talaron 96.400 hectáreas, un 34 por ciento menos que en septiembre de  2019, cuando la deforestación superó las 145.000 hectáreas.

¿Qué es el pantanal?

El Pantanal, ubicado más al sur, es, por su parte, un paraíso de biodiversidad que se extiende desde Brasil hacia Bolivia y Paraguay. Casi un cuarto del Pantanal brasileño fue azotado por incendios en 2020, en medio de la peor sequía en casi medio siglo. 

Imágenes de paisajes quemados y restos de animales calcinados impactaron al mundo y generaron críticas al gobierno de Bolsonaro por no detener la destruccióny por no frenar la deforestación que es uno de los principales factores que generan los incendios. 

El presidente, un ultraderechista que se muestra escéptico ante la noción de cambio climático, ha venido enfrentando críticas por el agudo aumento de la deforestación amazónica.

Por lo menos 700.000 hectáreas se deforestaron entre enero y septiembre del año pasado en la Amazonia de Brasil. Foto: Greenpeace

De acuerdo a grupos protectores del medio ambiente, el impulso del gobierno a los negocios de agricultura y minería sumado a los recortes en el presupuesto de agencias ambientales han acelerado la destrucción.

Le sugerimos: Alarma por nueva carretera que afectaría parque protegido en Amazonia brasileña

En el año móvil a agosto de 2020, la deforestación afectó a una zona mayor a la superficie de Jamaica, un récord en los últimos 12 años, siempre de acuerdo a la INPE y su programa Prodes para el seguimiento del problema.

Expertos creen que los incendios en la Amazonia son iniciados principalmente por personas que buscan espacio para la agricultura y la ganadería. La cifra de incendios ya se había elevado 48% en 2019, el primer año de Bolsonaro en el poder, de acuerdo con los datos dados a conocer por el Inpe.