Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 2/9/2003 12:00:00 AM

Destruir al pueblo

El artículo 'Pablo Escofarc' (SEMANA #1.082), nos permite evidenciar que la insurgencia, con demostraciones aterradoras como este tipo de atentado, deja entrever su verdadera intención dejándose llevar por el morbo atávico de la violencia, precipitándose por ella hasta llegar a los senderos de la delincuencia común para ya nunca volverse a alejar de ellos.


Destruir al pueblo Destruir al pueblo
El artículo 'Pablo Escofarc' (SEMANA #1.082), nos permite evidenciar que la insurgencia, con demostraciones aterradoras como este tipo de atentado, deja entrever su verdadera intención dejándose llevar por el morbo atávico de la violencia, precipitándose por ella hasta llegar a los senderos de la delincuencia común para ya nunca volverse a alejar de ellos. Han llegado a realizar actos tan incalificables, tan innecesarios para la causa de una 'revolución', revestidos de una cobardía horripilante y por lo mismo inaceptable y rechazable por los mismos sectores, como miles de casos como el de Medellín con los cuales estamparon el sello de su violencia y de su irreflexión, más la confesión clara y nítida de su extremismo, en la bandera que alzaron para "proteger al pueblo colombiano"

EDICIÓN 1954

PORTADA

Recta final apretada por la Alcaldía de Bogotá

En la lucha por las alcaldías se cierra la pelea en Bogotá y Cali. En Medellín el puntero toma ventaja. En Barranquilla hay un virtual ganador y en Bucaramanga cualquier cosa puede pasar.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1954

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.