Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/13/2002 12:00:00 AM

Viviendo en Babia

Totalmente de acuerdo con el artículo publicado 'A un cacho de la penalización' (SEMANA #1066).

Viviendo en Babia


Viviendo en Babia
Totalmente de acuerdo con el artículo publicado 'A un cacho de la penalización' (SEMANA #1066). Si el anterior gobierno perdió la brújula desde antes de posesionarse, el actual, empecinado en gobernar desde el mismo día en que ganó las elecciones, parece tan lejano de la realidad nacional que sólo atina a producir tanteos y sondeos que terminan diluyéndose en su propia intrascendencia. El gobierno actual se encuentra empeñado en castigar el bolsillo de los que ya los tienen vacíos y en movilizar el puritanismo represivo de la clase media intelectual convencida de poder salvar almas encarcelando drogadictos. Así, mientras se renuncia a una vía válida para liberar a los secuestrados, se invierte el tiempo y se desgastan las neuronas en el diseño de un "gancho" populista y moralista que fácilmente se respalda en la etapa de discusión e instauración, cuando la gente ha de sentirse 'buena' al mostrarse enemiga del monstruo de la droga, pero cuya aplicación traerá convulsión y confrontación cuando padres y madres moralistas deban acudir a los sitios de retención a liberar de la cárcel a sus hijos 'varetos'. Aquí ya la necesidad de mostrarse buenos cederá ante la angustia del muchacho o la muchacha en apuros. Pero, nada que hacer. Gancho es gancho y los votos de los moralistas que salvarán a nuestra juventud, son numerosos y arrastrarán en forma eficaz un referendo que a pocos atrae y casi nadie entiende. Seguiremos pues más papistas que Bush. Que los americanos promuevan por la vía de las urnas la legalización de 'la hierba' es un hecho que no pesa para las almas "buenas" que en Colombia impondrán la cárcel para estos descarriados. Olvidaremos que nuestros problemas están en el desplazamiento, en el desarraigo, en la pobreza, en el desempleo, en la inseguridad, en fin, en asuntos tangibles que se palpan y sufren en el día a día de las familias, para pasar a perseguir enfermos y viciosos. Saludo cordial.

EDICIÓN 1911

PORTADA

La mala hora del Grupo Aval

El grupo económico más grande del país enfrenta uno de sus momentos más difíciles por cuenta de actuaciones de la justicia colombiana y de Estados Unidos. Las consecuencias pueden ir más allá de los intereses del banquero.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1911

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.