ciclismo

Santiago Buitrago, la joya del ciclismo colombiano que ya brilla entre los mejores

Con tan solo 22 años de edad, el nombre del ciclista bogotano ya empieza a retumbar entre el pelotón del World Tour en el Giro de Italia.


A lo largo de las 15 etapas que se han realizado en la edición 105 del Giro de Italia, Santiago Buitrago, corredor del Bahrain Victorious, ha dado mucho de qué hablar. Cuando se esperaba que otros fueran los colombianos que figuraran en esta primera Gran Vuelta del año, el joven de 22 años se ha convertido en uno de los grandes protagonistas al estar presente en las diferentes fugas y, aún más, con el segundo lugar que obtuvo en la decimoquinta jornada de competencia en Cogne.

Sus actuaciones en la corsa rosa han permitido observar la calidad que tiene este bogotano que inició su carrera como ciclista con tan solo once años en la modalidad de ciclomontañismo. Sin embargo, sus habilidades sobre las dos ruedas y las personas con las que tuvo la oportunidad de cruzarse en su camino le permitieron dar el salto al lugar en el que está, a uno de los mejores equipos del World Tour.

Una de estar personas fue Jairo Chaves, padre de Esteban Chaves y quien se encarga de la dirección de la Fundación Esteban Chaves. Al ver su potencial, no dudó en convocarlo para el Equipo FUN, el cual tiene como objetivo la formación de nuevos ciclistas, pero principalmente a la promoción de valores a través del deporte.

Esto le permitió a Buitrago vestir la camiseta de este equipo en las categorías prejuvenil y juvenil entre 2016 y 2017, lo cual terminaría marcando su carrera y dándole ese impulso para llegar a las grandes ligas del ciclismo profesional.

Gracias a la oportunidad que tuvo de competir con el equipo FUN en la Vuelta al Porvenir en 2017 y a su gran actuación, Buitrago consiguió llamar la atención de varias escuadras. Primero fue fichado por el equipo AV Villas, luego dio el salto a Europa al Team Cinelli de Italia, para terminar aterrizando en el Bahrain McLaren, donde ha tenido la posibilidad de seguir aprendiendo de los mejores, en especial de un ciclista de la experiencia de Mikel Landa, y de sacar a relucir sus grandes habilidades sobre el caballito de acero.

Santiago Buitrago, con mucho futuro por delante

Buitrago, a sus 22 años, es una de las joyas que tiene el ciclismo colombiano y desde que inició su participación en la corsa rosa se ha hecho notar. En varias etapas estuvo en cabeza de carrera y, finalizadas las primeras 15 etapas, es el mejor colombiano ubicado en la clasificación general, al estar metido entre los mejores 20 ciclistas del pelotón en la casilla 17.

El bogotano tuvo la posibilidad de ascender a esta posición, luego de la brillante actuación que tuvo en la jornada de este 22 de mayo, en la que formó parte de la fuga del día y encabezó la carrera en ciertos momentos del recorrido. El ciclista colombiano lo dejó todo en las carreteras italianas y hasta peleó por llevarse la victoria.

Aunque sus esfuerzos no fueron suficientes para vencer al corredor del Trek–Segafredo, Giulio Ciccone, quien a la postre terminaría llevándose la etapa, Buitrago consiguió un valioso segundo lugar con el que le hizo ver al mundo el potencial que tiene y que con persistencia se puede llegar a lo más alto.

Buitrago tiene un futuro enorme por delante y es una de las joyas más preciadas que tiene el país para soñar con sumar nuevas victorias y, por qué no, con más títulos en las grandes vueltas. El del Bahrain Victorious espera seguir los pasos de corredores como Nairo Quintana, Egan Bernal, Rigoberto Urán, Esteban Chaves, entre muchos otros escarabajos que han puesto a vibrar y hasta sacarles lágrimas de alegría a los colombianos, y sin duda el camino por el que va es el correcto.

Si bien en la etapa 15 Buitrago no pudo pararse en el primer cajón del podio, aún quedan varios kilómetros que recorrer en este Giro de Italia, por lo que tendrá un par de oportunidades más para conseguirlo. Eso sí, con mucha más experiencia sobre sus hombros tras lo vivido entre Rivarolo Canavese y Cogne, y con mucho más respeto por parte del pelotón, porque esto es una muestra de que está listo para darle la pelea a los mejores ciclistas.