Home

Cine

Artículo

Woody Allen. Foto: Miguel Medina/AFP

cine

Woody Allen estrena película en el Festival de San Sebastián

El 18 de septiembre "Rifkin’s Festival" inaugura la 68 edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián. No podía ser otro el escenario de su estreno mundial, pues la película trata de una pareja norteamericana que viaja a la ciudad vasca y se enamora de ella.

La cinta, producida por la española Mediapro Studio y por Gravier Productions y Wildside, fue rodada el verano de 2019 en San Sebastián y otras localidades cercanas.

Tiene mucho de metaliterario, ya que cuenta la historia de un matrimonio estadounidense que acude al Festival de San Sebastián y queda enamorado de éste y de la ciudad.

Como es ya tradición en las películas del director neoyorquino, no falta el enredo amoroso en esta comedia romántica: ella tiene un ‘affaire‘ con un director de cine francés, y él se enamora de una española de la ciudad vasca.

La cinta ha sido escrita y dirigida por Allen y cuenta en su elenco con los actores españoles Elena Anaya y Sergi López, el francés Louis Garrel, la estadounidense Gina Gershon y el austríaco Christoph Waltz.

La película será proyectada fuera del concurso oficial del festival, que abre el viernes 18 de septiembre y concluirá el 26 de ese mes.

Pese a los temores generados por el coronavirus, la organización del evento sigue adelante con los preparativos y espera celebrar la cita con cierta normalidad.

Esta es la segunda vez que Allen inaugura el Festival de San Sebastián, tras la apertura en 2004 con "Melinda y Melinda". Ese año el festival le entregó el premio Donostia en reconocimiento a su carrera, y le dedicó una retrospectiva a su obra.

El estreno tendrá un gran valor para el cineasta, que tras décadas estrenando una película por año, vio parada su carrera como consecuencia del movimiento MeToo.

El cineasta de 84 años se vio desprestigiado en Estados Unidos por las acusaciones renovadas de su hija adoptiva, Dylan Farrow, quien dice que Allen abusó sexualmente de ella en 1992, cuando tenía 7 años. El director siempre ha negado tajantemente las acusaciones, y de hecho no fue inculpado ni juzgado en ningún momento.

Pese a ello, el daño a su reputación hizo que no pudiera estrenar en Estados Unidos su anterior cinta, "A Rainy Day in New York", ("Un día de lluvia en Nueva York"), que sí salió en salas en varios países europeos, así como en Argentina y Brasil.