Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2002/12/07

Semana de sensibilidades

Humberto de la Calle no fue el único funcionario molesto por la falta de protocolo del gobierno al no haberle informado que su puesto, la embajada ante la OEA, le había sido ofrecido a Horacio Serpa. Algo parecido le sucedió al embajador designado en París, Miguel Gómez, a quien no le pareció muy lógico no haber sido incluido en la lista de personalidades con quienes se reuniría el Canciller francés en su reciente visita a Bogotá. Pero si en el gobierno hubo personas sorprendidas también en la oposición hubo quienes se incomodaron. Alfonso Gómez Méndez no estaba muy contento con el hecho de que Horacio Serpa hubiera asistido al lanzamiento del libro de Saulo Arboleda, Secretos del miti-miti, en el cual el ex ministro arremete ferozmente contra el ex fiscal.

Cargando...
Cargando...
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1898

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.