ÚLTIMA HORA flecha derecha

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 12/15/2017 12:00:00 AM

Cómo devolverle la vida al Atrato

Jorge Iván Palacio lo tiene claro: ver al ser humano como una especie más puede salvar el río.

Cómo devolverle la vida al Atrato El exmagistrado Jorge Iván Palacio. Foto: Julián Galán

SEMANA: ¿Qué significa que el Atrato sea un sujeto de derechos?

Jorge Iván Palacio: Es devolverle la vida al río, que es una de las arterias fluviales más importantes del país y que se ha visto afectada por la minería ilegal y la tala indiscriminada. El Atrato es la entrada principal de la economía del Chocó. Pero también es importante porque sirve de escenario cultural y surte de agua a toda esta zona del departamento, desde su nacimiento hasta la desembocadura. El río es el alma, es la vida de todas las personas que habitan en su cuenca.

SEMANA: ¿Por qué otorgarle derechos al río y no a las comunidades?

J.I.P.: El mundo siempre se movió bajo el principio del antropocentrismo, que aceptaba que el ser humano era el eje y el centro del planeta Tierra. Pero ahora nos regimos por el ecocentrismo, que considera al ser humano como una especie más. Están los árboles, el agua –que da refugio a los peces–, los animales, y todos son sujetos de derechos. No son los derechos del ser humano, que son propios de él con su legislación. Pero debemos conservar la naturaleza, su entorno y todo lo que ello significa. Por eso el río debe tener derechos, como deben tenerlos todos los seres vivos.

SEMANA: ¿Usted viajó al Chocó para constatar lo que decía la tutela interpuesta por las comunidades?

J.I.P.: Yo he viajado mucho al departamento y no solo por esta tutela. Cuando fui magistrado de la Corte Constitucional era el presidente de la sala de seguimiento a la sentencia T-760 de 2008 (protección al derecho de salud), por lo cual tuve la oportunidad de viajar más de una vez al Chocó, departamento al que quiero mucho.

SEMANA: ¿Y qué encontró cuando fue por la tutela?

J.I.P.: Encontré pura desolación. Dragas y campamentos de tres pisos en medio del río Atrato y otros afluentes. La gente vive allí entre 15 y 20 días y les llevan niñas para prostituirlas. Las aguas están contaminadas. Quienes habitan ahí ya no pueden comer pescado del río Atrato, y se está contaminando el golfo de Urabá, el daño ecológico es incalculable.

SEMANA: ¿Y después?

J.I.P.: Después de haber hecho parte de la corte he ido a hablar de este tema invitado por las universidades del departamento, llevando un mensaje de preservación y lucha para que sus recursos naturales vuelvan a ser lo que eran antes. Para que el Atrato vuelva a ser el eje del departamento.

SEMANA: ¿Esta sentencia da pie para que en el futuro se replique con otros ríos o elementos de la naturaleza que también necesiten protección?

J.I.P.: Ese es el mensaje. Porque los ríos Magdalena y Cauca son una cloaca, el río Meta está muy contaminado. Y así otros: el Bita, el Orinoco, el Putumayo, el Vaupés. Todos, en distintas proporciones, tienen estos mismos problemas.

SEMANA: ¿Cuál sería el paso para poder protegerlos también?

J.I.P.: Más que decisiones judiciales, debería haber políticas públicas claras impulsadas por el Ejecutivo, con la colaboración del Legislativo para preservar el medioambiente.

SEMANA: Esta sentencia fue el resultado de una tutela interpuesta por unas comunidades que lograron ser escuchadas. ¿Este es un ejemplo que deberían seguir otras comunidades?

J.I.P.: Si el poder Ejecutivo no interviene, la ciudadanía, los pueblos y los jueces de la República están ahí para hacer cumplir esos derechos fundamentales consagrados en la Carta Política, particularmente en el artículo 86, que consagra la acción de tutela.

SEMANA: Usted ha hablado en muchas ocasiones que la política minera debe buscar la protección de los recursos naturales hídricos y de las comunidades indígenas. ¿Cómo lograrlo?

J.I.P.: Con una política dirigida hacia el bienestar de la naturaleza. Debemos pensar en el principio filosófico del ecocentrismo, donde el ser humano es un miembro más del planeta y debe respetar los derechos de la naturaleza y todo lo que ella significa.

SEMANA: Usted también ha sido un magistrado defensor de la naturaleza, ¿qué otras acciones ha emprendido?

J.I.P.: Han sido muchas. La defensa de los animales, la prohibición de animales salvajes en los circos, de la tauromaquia y del uso de glifosato. Siempre he sido proambiente, y en este caso consideré de suma importancia para el país reconocer al río Atrato y devolverle la vida.

TEMAS RELACIONADOSflecha opinion

EDICIÓN 0

PORTADA

Especial: El angustiante ascenso al pico del covid en Colombia

El colapso del sistema hospitalario dejaría al país de cara a la fase más dolorosa y difícil de la pandemia: elegir a quién darle la posibilidad de vivir. En esta serie de reportajes interactivos vea la carrera ciudad por ciudad.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1993

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.
paywall