Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 8/3/2018 12:00:00 AM

El santuario de los anticuarios que se esconde en Envigado

Conozca los objetos más preciados de La Telaraña y La Casona del Usado, dos de las tiendas más emblemáticos de la afamada calle 38 del sur de Envigado.

el santuario de los anticuarios que se esconde en envigado Objetos con historia acomodados en forma de tetris es lo que se puede encontrar en los anticuarios de la calle 38 sur. Foto: Mateo Rueda

En un anticuario reposan, abarrotados, miles de objetos que algún día fueron indispensables. Los encargados de encontrarles un nuevo hogar son comerciantes de antigüedades como Norberto Calle. Él, como en un tetris de la vida real, ubica unos sobre otros a cientos de cachivaches en su local La Telaraña, la primera tienda de lo viejo fundada en el barrio Mesa de Envigado.

Este es un vecindario particular, sobre todo por esa calle empinada. A lo largo de dos cuadras por esa misma vía de doble carril se encuentran la mayoría de los anticuarios. Norberto impuso la cultura del pasado cuando fundó su negocio en 1996, el primero del sector. Casi diez años después una pareja paisa inauguró La Casona del Usado y desde entonces, de lunes a sábado, ocho anticuarios abren sus portones para exaltar los objetos de antaño.

“Aquí vine después de venderle a la empleada la farmacia en la que trabajé por 32 años. Cumplí mi ciclo y abrí el anticuario. Mi hijo Hamilton me ayudó”, cuenta Norberto, envigadeño de 70 años, amante de las pesas de cobre y de cualquier elemento que le parezca “bonito o hermoso”. Y con esos objetos raros sacó adelante a su familia y hoy gana el sustento de él y de su esposa. O eso cree, porque nunca ha llevado una contabilidad: “Yo no sé qué tanto gano, solo sé que tengo la platica en el bolsillo y ya”.

El amable ‘telaraño’, como le dicen sus amigos, se la pasa comprando “cositas” a cualquier conocido que le haga una buena oferta. Muchas veces no sabe para qué sirven, ni de dónde vienen, “pa’ qué, a veces la gente es muy mentirosa. Todo lo que ve aquí lo tengo simplemente porque me gusta”, puntualiza.

EDICIÓN 1963

PORTADA

Cementerio del horror: el lugar donde estarían ocultos los falsos positivos que el país no conoce

Acaba de aparecer la que podría ser la primera fosa común masiva con más de 50 cuerpos de falsos positivos. SEMANA estuvo ahí y revela la escabrosa historia.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1963

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.