Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 8/16/2019 12:00:00 AM

Las fiduciarias, una buena herramienta contra la corrupción

Estas entidades se han convertido en las garantes del correcto manejo de los recursos públicos en el país. Ellas garantizan que los dineros destinados a las grandes obras nacionales no se desvíen.

Fiduciarias, una buena herramienta contra la corrupción Gracias a la industria fiduciaria se ha evitado el desvío de millones y millones de pesos del erario. Foto: I stock

En los últimos años el crecimiento de la industria fiduciaria y su manejo responsable de grandes volúmenes de recursos, a través de diferentes vehículos, le ha recordado al país la importancia de contar con este sector. Gracias al buen manejo de los dineros públicos y privados, destinados a la ejecución de grandes proyectos de desarrollo, e incluso con la custodia de pensiones, Colombia ha evitado el desvío de millones y millones de pesos del erario.

Hoy, estas organizaciones son las mejores aliadas del gobierno, de los entes de control, del sector privado y de las entidades territoriales. Estas custodian con rigor los recursos destinados a obras de infraestructura, subsidios para vivienda, pago de pensiones, atención de calamidades por desastres naturales, reestructuración de entidades estatales, entre otros fines.

Por ejemplo, durante la constitución de las Asociaciones Público Privadas (APP) –una herramienta clave para promover el desarrollo de infraestructura en el país, establecida en la Ley de APP de 2012– las sociedades fiduciarias se ajustaron a la medida de los intereses del Estado y, por supuesto, de los empresarios, los acreedores, inversionistas y contratistas, que están alrededor de estos billonarios proyectos. Prueba de ello es la actual ejecución de decenas de iniciativas viales 4G (carreteras de cuarta generación) a través de las fiduciarias.

La fiducia de garantía, la fiducia inmobiliaria y la fiducia con recursos del Sistema General de Seguridad Social (SGSS) han llegado a manejar grandes volúmenes de recursos estatales. Además, por medio de figuras como los Fondos de Capital Privado, también es posible canalizar recursos orientados a la ejecución de grandes proyectos bajo el esquema de las APP.

Dimitri Zaninovich, quien dirigió la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) –entidad creada en 2012 y responsable del despegue de ambiciosas obras viales de 4G–, apunta que “la fiducia ha permitido aplicar herramientas de gestión, control y transparencia en los grandes proyectos. Por ejemplo, tener un centro de costos es posible gracias a la fiducia que, sin duda, reduce el riesgo y da más tranquilidad a los inversionistas”.

Así mismo, Santiago Pérez, gerente de la concesión Pacífico 3 (vía que conecta al Eje Cafetero con el Urabá), sostiene que las fiducias y los patrimonios autónomos “desempeñan un papel vital en el desarrollo de los proyectos de infraestructura no solo como canalizadores de recursos e inversión, sino como garantes en la custodia, protección y debida administración de los recursos de estas iniciativas”.

Pérez agrega que las sociedades fiduciarias han demostrado que tienen reglas claras y estrictas a la hora de desembolsar cualquier tipo de recurso. Todos los involucrados deben cumplir con los exigentes requirimientos del sistema.

Ahora bien, lo que muestra el desarrollo fiduciario actual, según Ernesto Villamizar, presidente de Credicorp Capital Fiduciaria, es un gran potencial que se refleja en un negocio maduro. Allí operan cerca de 28 firmas que manejan activos superiores a los 500 billones de pesos y existen cerca de 24.000 fideicomisos.

“El esquema fiduciario genera confianza y valor. Es claro que tiene también una vocación social y así se ha mostrado en el manejo de pensiones públicas”, afirma Villamizar. Además, resalta que esta figura es sinónimo de formalidad empresarial.

El panorama parece halagüeño para la industria fiduciaria, pues ha sido reconocida como un sector ejemplar en América Latina. Esta crea instrumentos de largo aliento que alejan las malas prácticas por las que fracasan las grandes iniciativas.

Sin duda, el sector tiene una gran oportunidad para avanzar en el diseño de nuevos negocios fiduciarios a la medida del crecimiento de la economía y, por supuesto, del desarrollo del que hoy los colombianos son testigos.

* Periodista económico

EDICIÓN 1959

PORTADA

¿Qué hay detrás del paro nacional del 21 de noviembre?

Razones, realidades y mitos de la movilización social del 21 de noviembre.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1959

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.