Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 10/1/2018 12:00:00 AM

Eduardo Rodríguez, el hombre que fundó Turistren

Esta compañía es la única del país que hoy transporta pasajeros por rieles. Su propietario es un santandereano de 82 años que aprendió de este sector en Inglaterra, Francia y Japón.

Eduardo Rodríguez, el hombre que fundó Turistren En su taller, ubicado en la estación del tren, en el centro de Bogotá, es posible ver las antiguas locomotoras que cubrían rutas como la de Santa Marta o Chiquinquirá. Foto: Nathalia Angarita

Son las diez de la mañana de un domingo cualquiera, Eduardo Rodríguez se sienta en una de las sillas del restaurante del Tren de la Sabana. Pide un café, toma un sorbo y pone el vaso en la mesa. La bebida humeante se mueve al compás del estado de las vías férreas por donde todos los días sus trenes atraviesan Bogotá.

“Durante un tramo del recorrido, mi café va a dejar de moverse de un lado para el otro, porque vamos a pasar por una de las vías que ya fue recuperada”, me explica el propietario de Turistren –el único ferrocarril de pasajeros que hay en Colombia– y uno de los mayores conocedores del sector en el país, mientras observa atentamente el movimiento de su taza.

Lea también: Una historia que sigue en marcha: el Tren Turístico de la Sabana

Este santandereano de 82 años sabe cómo armar y desarmar una locomotora casi sin ver. Recuerda que cuando era niño esperaba ansioso el ferrocarril que lo llevaba desde Arcabuco (Boyacá) a Bogotá, y gracias a sus habilidades con las matemáticas decidió estudiar Ingeniería Mecánica en la Universidad Industrial de Santander, en Bucaramanga.

“Cuando terminé el pregrado vi que en la universidad pusieron un letrero que decía: ‘Los Ferrocarriles Nacionales de Colombia ofrecen una beca para ir a estudiar a Inglaterra’. No lo dudé y me presenté. Viví dos años y medio en Mánchester y estudié todo el tema ferroviario. Fue una época increíble en mi vida porque además me abrió muchas puertas”, cuenta Rodríguez.

A su llegada a Colombia, se empleó en los Ferrocarriles Nacionales. Allí, se desempeñó en distintos cargos y trabajó en los talleres de Flandes (Tolima), Chipichape (Cali) y en el del noreste en Bogotá. En esta última etapa con la empresa, Eduardo conoció a su esposa Patricia y al mes de ser novios le propuso que se fuera a vivir con él a Francia, a donde debía ir para hacer una interventoría en los ferrocarriles de ese país.

Después de recorrer Inglaterra, Francia y Japón, restaurando y aprendiendo sobre las locomotoras, y tras la desaparición de los Ferrocarriles Nacionales, Rodríguez decidió abrir su propia empresa de trenes turísticos que administra junto con sus dos hijos, Andrés y Carolina. Hoy, también es asesor de la compañía ferroviaria Inca Rails en Machu Picchu.

*Periodista de Especiales Regionales de SEMANA.

EDICIÓN 1962

PORTADA

Duque en su laberinto

La situación para el presidente no es fácil. Puede que después de las protestas de este año consiga la paz política con los partidos. Pero llegar a la paz social con los del paro resultará mucho más difícil.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1962

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.