Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/9/1992 12:00:00 AM

CAZA-GAZAPOS

La Universidad de Antioquia editó recientemente un libro con las mejores "gazaperas" de Argos.

CAZA-GAZAPOS CAZA-GAZAPOS
ARGOS FUE UNA especie de Astete de la ortografía. Escrita en tono amable, con llamadas de atención que rayaban en el mamagallismo, su columna, que durante tantos años publicó El Espectador, se convirtió en el banquillo de los periodistas, y en el oráculo gramatical de quienes se resistían a maltratar el idioma.

Sus notas eran de consulta obligada para los comunicadores, quienes se enfrentaban a ellas no tanto para aprender los giros correctos de la lengua, sino para verificar que ninguno de sus párrafos formaba parte de la lista negra del día.

La "Gazapera" fue, como permite interpretarlo su nombre, no sólo una selección de disparates gramaticales, sino también el escenario de amistosas riñas en torno al empleo correcto del castellano. Argos, invencible en la materia, apoyaba sus comentarios en citas textuales de diccionarios especializados, y en deducciones de tanto peso que no admitían queja. No obstante, como errar es humano, los seguidores de Roberto Cadavid -que era su nombre- andaban siempre a la caza de un gazapo suyo. Muchos que creyeron lograrlo enviaron cartas para denunciar la aparente falta, pero terminaron derrotados por un hombre que se las sabía todas en el espinoso mundo de la ortografía.

La Universidad de Antioquia se dio a la tarea de seleccionar textos ejemplares de Argos, y los reunió en el volumen titulado "Gazaperas Gramaticales": un merecido homenaje para alguien que se ocupó, como pocos, de preservar el idioma.

Presentado a manera de práctico Argos constituye una obra que deberían tener en su escritorio todos los que se en frentan cada día a las dudas que surgen en el oficio de entrelazar palabras. Ahí se aprende, por ejemplo, que no se dice riesgoso sino arriesgado, que es preferible decir amueblar que amoblar, que honesto y honrado son dos adjetivos diferentes, que es mejor hablar de la gerenta y no de la gerente, que el único "sobre todo" que va unido (sobretodo) es el que se utiliza como gabán.














EDICIÓN 1894

PORTADA

Los secretos de la red de espionaje

SEMANA revela detalles y conversaciones desconocidas de la organización de chuzadas ilegales más grande descubierta en el país. Las víctimas eran empresas, funcionarios públicos, miembros de las Fuerzas Militares y particulares.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1894

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.