Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/5/1985 12:00:00 AM

EL OLOR DE SANTIDAD

Sorpresa por Introducción de un sesgo religioso en el Noticiero Promec

EL OLOR DE SANTIDAD EL OLOR DE SANTIDAD
La lacónica carta de renuncia de la periodista María Teresa Herrán a la dirección del Noticiero Promec parecía rutinaria. Destacaba el hecho de que, después de 12 meses de trabajo, quedaba consolidado un equipo periodístico profesional que podía continuar una labor informativa independiente.
El cambio, sin embargo, no resultó tan rutinario. Aparte del aspecto formal, el cambio de set (que pasó de un moderno telón de fondo con el movimiento nocturno de la calle 26 de Bogotá, a un backing color Pantera rosa), hay algo más que parece haberse transformando. El primer día de emisión con nuevo director, Humberto Arbelaez, presidente de Promec, y Beatriz Gómez como copresentadora, en la introducción a la noticia de la semana, el paro civico del 20 de junio, el noticiero "se cuadraba" frente a los hechos incluso antes de narrarlos, manifestando un apoyo cerrado al gobierno. Aunque éste no era el estilo del informativo, la cOsa no sorprendió demasiado, dado que en los días anteriores todos los medios de comunicación sin distinción alguna, se habian mostrado en la misma tónica. Pero lo que sucedió el dia domingo no podia interpretarse de la misma forma. Cuando los televidentes esperaban un informe completo sobre los 50 años de la muerte de Gardel, se encontraron con una brevisima mención de ese evento, mientras que tuvieron que presenciar una detallada conmemoración de los 10 años de la muerte de monseñor Escrivá de Balaguer, el fundador del Opus Dei.
Una semana después, los que habían notado un cierto viraje en la orientacion del noticiero, se dieron cuenta de que se trataba mas bien de un brusco timonazo. En la emisión del festivo del lunes 1° de julio, se presentó un informe del nuevo director sobre el Concordato, que tuvo la no despreciable duración de 8 minutos 53 segundos y que acusaba una parcialización a favor del mismo.
Todo esto, sumado a un confuso episódio en el cual--se pudo enterar SEMANA--el director se opuso a la transmisión de un informe de la T.V. francesa sobre las relaciones Iglesia Estado en Nicaragua, porque consideraba que el recién nombrado cardenal Obando y Bravo no podía colocarse en el mismo nivel de los dirigentes sandinistas, parece evidenciar que el retiro de María Teresa Herrán va a tener consecuencias más de fondo.
Algunos de los cambios los presintieron los periodistas y asesores del noticiero desde el mismo día del empalme. No habrá más direcciones colegiadas, dijo Arbeláez, para anunciar que las habituales reuniones donde todos, directivos, periodistas, asesores, camarógrafos y presentador, intercambiaban ideas y analizaban los aciertos y errores de las emisiones anteriores, serian reemplazadas por dos consejos diferentes que fueron interpretados como "el de arriba y el de bajo", el de los directivos y el de los demás. Inclusive se sabe que uno de los asesores expresó su desacuerdo, ya que aseguraba que lo interesante y novedoso del sistema implantado por María Teresa era, precisamente, la discusión en la que "todos a una" establecian pautas Y criterios informativos y técnicos para las emisiones de fin de semana. Pero las objeciones no sólo se hicieron desde arriba. Los soldados rasos, los reporteros, también manifestaron sus puntos de vista y defendieron el estilo de noticiero que venían haciendo.
Las noticias adjetivadas, algunos cambios de lenguaje--por ejemplo la sustitución .de la palabra "guerrillero" por la de "asesino"--, la tendencia a editorializar y lo que muchos observadores han calificado como una inclinación a hacer proselitismo religioso, parecen demostrar que las convicciones personales de Arbeláez, identificado con el Opus Dei, están imperando en el informativo. Los criticos alegan que, no obstante el respeto que merecen las creencias del director, lo que sorprende es que éstas se estén reflejando tanto. El Opus Dei ha estado vinculado en forma constructiva a múltiples actividades inclusive informativas, pero nunca ha pretendido imprimir su sello en forma ostensible.
Resulta curioso que esto suceda precisamente en un momento en que los noticieros parecen haber superado su vocación marcada de política partidista que hizo carrera y fracasó en el pasado, y que el Noticiero Promec se esté colocando aún más atrás, para adquirir un carácter confesional.
Las criticas, aún cuando duras, pueden ser prematuras. Todo cambio de dirección implica un periodo de ajuste, que es cuando se cometen primiparadas. Lo inusual en este caso es, sin embargo, que la polémica no es por tinte político, sino por olor de santidad. -

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Las razones por las que los estudiantes continúan marchando

    Las razones por las que los estudiantes continúan marchando

    close
  • Los mitos más populares de la ciencia

    Los mitos más populares de la ciencia

    close
  • "Nos hicieron un gran daño", organizador del concierto de Marduk

    "Nos hicieron un gran daño", organizador del concierto de Marduk

    close
  • ¿Cuánta agua subterránea hay en el mundo?

    ¿Cuánta agua subterránea hay en el mundo?

    close
  • Las penas de amor y del trabajo sí afectan su corazón

    Las penas de amor y del trabajo sí afectan su corazón

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1902

PORTADA

Memorias de medio siglo

Enrique Santos Calderón cuenta las últimas cinco décadas en Colombia a través de su papel en el movimiento estudiantil de los sesenta, su militancia en la izquierda en los setenta, su pluma en ‘Contraescape’, su oficialismo como director de ‘El Tiempo’ y su relación con el hermano-presidente.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1902

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.