Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 4/14/2012 12:00:00 AM

Ilegal.co

El realizador colombiano Alessandro Angulo reúne una serie de pruebas que señalan el fracaso de la política antidrogas del mundo.

Ilegal.co, Sección Cultura, edición 1563, Apr 14 2012 Angulo revive las escenas sangrientas que han sucedido en Colombia en plena guerra contra las drogas.
Título original: Ilegal.co
Año de estreno: 2012 
Guion y Dirección: Alessandro Angulo
Participantes: Ethan Nadelmann, Milton Friedman, Noam Chomsky.

Todo lo que ha sucedido, desde la experiencia que los libros de historia han registrado hasta el evidente horror de cada día, parece indicar que el mundo pasaría de ser el infierno a ser el purgatorio si el negocio de la droga fuera despenalizado. Ilegal.co, un contundente documental colombiano escrito y dirigido por Alessandro Angulo, reúne las pruebas para demostrarlo: explica de manera clara por qué a los narcotraficantes les conviene tanto el actual estado de las cosas, presenta los testimonios de los ensayistas que desde el primer momento se opusieron con argumentos a la inutilísima 'guerra contra los drogas', y, a modo de ejemplo de la catástrofe, revive las escenas sangrientas que sucedieron en Colombia por cuenta de ese prohibicionismo que los gobiernos gringos de los últimos 30 años, entre las taras del puritanismo y las leyes de la oferta y la demanda, se han empeñado en animar de todas las maneras posibles.

El cineasta Ken Burns presentó el año pasado un soberbio documental sobre la pesadilla que su país vivió cuando declaró ilegal "la manufactura, la venta y el transporte de sustancias intoxicantes". La obra maestra, titulada Prohibición, recrea la triste Norteamérica que se vino abajo de 1920 a 1933: describe a los predicadores que le impusieron su moral a toda la nación; sigue la manera como, una vez proclamada la nueva enmienda constitucional, el país se fue convirtiendo en un nido de corrupción gobernado por policías sobornables, mafiosos histriónicos y bebedores desconcertados; y revela que el prohibicionismo convirtió a los Estados Unidos en una "nación de hipócritas": que le enseñó a aquella sociedad a odiar en público lo que amaba en privado.

Ilegal.co es tan cuidadoso en su forma y en su fondo que podría ser un episodio extra de Prohibición: el capítulo sobre cómo el mundo -y su capital en estos casos: Colombia- ha estado cometiendo con la penalización del negocio de las drogas el mismo error que Norteamérica cometió cuando emprendió aquella 'guerra contra el alcohol' de 14 años que solo dejó miseria, violencia y doble moral. Ilegal.co defiende, por supuesto, el camino hacia la legalización. Y lo hace gracias a las declaraciones de un puñado de expertos, al análisis desapasionado de las cifras y al hallazgo de una serie de escenas dolorosas de estos últimos 40 años. Pero tiene claro que se trata de un camino largo que no ha empezado a recorrerse. 

Está visto que las sociedades convierten sus peores fracasos en piezas de rompecabezas. Y está claro que unirlas antes de que se refundan es el oficio de los narradores: de los cronistas, de los escritores. Hay que agradecerle al equipo de Angulo que en el momento preciso -en plena discusión global sobre la despenalización- se haya tomado el trabajo de armar el rompecabezas de la tragedia de las drogas. Hay que agradecerle que haya narrado el desastre con tanto cuidado.

EDICIÓN 1961

PORTADA

Partitura para un diálogo

Mientras la sinfonía de la protesta sigue en las calles, la conversación nacional en su primera semana entró en un paréntesis. ¿Cómo rectificar el rumbo?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1961

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.