Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/10/1996 12:00:00 AM

LA JURADO

LO QUE EMPIEZA COMO UN INTERESANTE SUSPENSE SICOLOGICO TERMINA COMO UNA PELICULA DE VAQUEROS

LA JURADO LA JURADO
Director: Brian Gibson Protagonistas: Demi Moore, Alec Baldwin, Joseph Gordon Levit, Anne Heche, James Gandolfini, Lindsay Crouse, Tony Lo Bianco. el caso podría suceder perfectamente en Colombia. Una mujer común y corriente _artista y madre soltera_ es nombrada jurado en el proceso que se sigue por asesinato contra una de las cabezas de la mafia de las drogas en Estados Unidos. Por supuesto, un perverso extorsionista se encargará de torturarla sicológicamente, mediante amenazas a su hijo, para que considere al acusado 'no culpable'. El argumento es el punto de partida de La jurado. Alec Baldwin hace el papel del despiadado extorsionista. Demi Moore interpreta a la indefensa mujer que termina metida en el mundo infernal de la mafia por una peligrosa curiosidad: intervenir en la definición de un proceso contra un supuesto asesino. La presión sicológica utilizada por el director Brian Gibson causa un primer gran impacto emocional en la medida en que Baldwin resulta ser un hombre tan frío e implacable en sus actitudes de extorsionista como encantador y atractivo en sus actitudes de conquistador. Entre semejante dicotomía se mueven los impulsos iniciales de Annie (Demi Moore), quien debe pasar vertiginosamente del enamoramiento al odio por las brutales amenazas contra su hijo. Sin embargo toda la tensión madurada hasta el momento definitivo del juicio, se desbarata en su resolución. Elementos descabellados, que tienen que ver más con cintas del estilo de Duro de matar, son utilizados para finalizar un filme que se estaba deshilvanando con cierta gracia en las redes del suspenso sicológico. Así, un argumento con la intriga suficiente como para definirse dentro de sus propios límites, sale maltratado por las ideas del guionista Ted Tally (el mismo que escribió El silencio de los inocentes), quien termina resolviendo la película en un atropellado final malabarístico, digno más de una película de vaqueros.

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com