Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/2/2019 12:36:00 PM

Un asunto de familia: una peculiar reunión voluntaria de individuos

La nueva película del director Hirokazu Koreeda retoma el tema de las familias contemporáneas para celebrar lo que tiene de enriquecedor la cercanía humana.

Reseña de Un asunto de familia, una exploración más de Hirokazu Koreeda a la familia La cinta ganó el Premio César a mejor película extranjera.

Título original: Manbiki Kazoku

País: Japón

Año: 2018

Director: Hirokazu Koreeda

Guion: Hirokazu Koreeda

Actores: Lily Franky, Jyo Kairi, Kirin Kiki

Duración: 121 min.

Uno de los grandes temas del japonés Hirokazu Koreeda ha venido a ser la familia, y, como cualquier artista con un tema bien definido, se ha dedicado a retratar sus variaciones terca y delicadamente.

En sus exploraciones ha pasado, por ejemplo, por los niños abandonados en Nadie sabe (2004), los bebés cambiados de familia en De tal padre, tal hijo (2013), las hermanas que se conocen tardíamente en Nuestra hermana pequeña (2015) y el padre que intenta reconectarse con su exesposa e hijo en Después de la tormenta (2016), para formar entre todos un caleidoscopio de las relaciones intergeneracionales en Japón.

En su más reciente película, ganadora de la Palma de Oro en Cannes, continúa minando ese filón y lo hace, como siempre, evitando lo melodramático, las explosiones emocionales, las posibilidades más telenovelescas del material que, en este caso, en el que se mezclan pequeños robos con asuntos de familia, no son pocas.

Le sugerimos: La huella de Van Gogh en el celuloide

Las inclinaciones delincuenciales de los protagonistas se establecen en la primera escena, que muestra a Osamu (Lily Franky), un señor mayor, y Shota (Jyo Kairi), un niño de unos 10 años, haciéndose señas en un supermercado para robar cosas de comer. Paquetes de sopa y de dulces caen con disimulo en el morral del niño, en un acto que se retrata elegantemente y sin diálogos, como si fuera un baile largamente ensayado.

Eventualmente, vemos que los objetos robados eran la cena del resto de la familia con la que viven en una casa diminuta. Ahí están la abuela (Kirin Kiki); Nobuyo, esposa de Osamu (Sakura Ando), y Aki (Mayu Matsuoka), una hermana universitaria. Parece una familia corriente, cuyos miembros han asumido sin problema la repartición de roles que imponen las edades de la vida: la curiosidad de los niños, la preocupación de los adultos, la melancolía de los ancianos.

El desorden de la casa, en la que todas las superficies están atiborradas de papeles y objetos, hace pensar no en el Japón hipermoderno sino en un rezago de otro tiempo, un oasis conectado a una cultura y una forma de vida que a duras penas sobrevive en medio de tanto edificio.

Las dinámicas internas tan equilibradas cambian con la llegada de una niña de 4 años que Osamu y Nobuyo encuentran en la calle, obviamente maltratada por su madre, a quien la familia adopta informalmente (las autoridades llamarían a esta adopción secuestro, pero bueno).

Acá viene una cantidad de preguntas sobre la naturaleza de las familias en general y esta en particular. “¿Crees que ella nos eligió?”, le dice Nobuyo a la abuela. “Por lo general, no puedes elegir a tus propios padres”, le responde la anciana. “Pero tal vez el vínculo sea más fuerte cuando los eliges tú mismo”.

Es extraña la idea de familia pensada desde ahí, como una reunión voluntaria de individuos de distintas generaciones, pero resulta ser reveladora y creíble en manos de Koreeda. Al reemplazar las obligaciones por libertad, la tolerancia obligada por una empatía más fuerte y profunda, la película termina por hacer una celebración de lo necesario y enriquecedor que puede ser el contacto entre personas.

Le puede interesar: Spike Lee, la historia negra en espiral

Aquí, el trailer de Un asunto de familia.

CARTELERA

Los ajenos fútbol club 1½ estrellas

Juan Camilo Pinzón (El paseo 3 y 4) reincide en el género de la comedia de recocha y tanga con la historia de tres ancianos que deben ganar un torneo de microfútbol.

Noche siniestra 2 estrellas

En un viaje de vacaciones a su casa de campo, una muchacha y sus dos hijas se ven asediadas por un sádico enmascarado.

Guerra fría 3½ estrellas

Drama del director Pawel Pawlikowski que retrata, en elegante blanco y negro, el romance apasionado entre un pianista y una cantante en la Polonia comunista.

Green Book 2½ estrellas

Retrato esquemático de la amistad entre un pianista afroamericano y un chofer de origen italiano que recorren el sur de Estados Unidos en 1962. Ganadora del Óscar.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1946

PORTADA

El último día de Luis Carlos Galán Sarmiento

Gloria Pachón de Galán, la periodista que compartió su vida con el prócer inmolado, acaba de lanzar "18 de agosto" , un libro de memorias en el que narra pormenores de su experiencia a su lado. SEMANA publica el capítulo crucial.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1946

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.