Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/5/2002 12:00:00 AM

Sentencia previa

Steven Spielberg usa el cine policíaco y la ciencia ficción para contar la pesadilla de un hombre que debe cerrar una tragedia.

Sentencia previa Tom Cruise es el jefe de la división de precrímenes, John Anderton, que debe reconocer que el sistema que predice los homicidios no es infalible
Director: Steven Spielberg
Protagonistas: Tom Cruise, Samantha Morton, Max Von Sydow, Colin Farrell, Kathryn Morris, Peter Stormare

Es, quizás, un nuevo clásico del cine. Tal vez una obra maestra. No sólo porque es una brillante parodia de la compleja narrativa policíaca sino porque tiene varias escenas de antología y resume, sin proponérselo, las obsesiones de Steven Spielberg. Sucede en el Washington del año 2054. Un infalible programa de prevención de crímenes ha erradicado los homicidios gracias a los poderes síquicos de tres seres con los desórdenes genéticos de cualquier dios que se respete: más de 1.000 personas han sido arrestadas, en los últimos seis años, bajo el cargo de 'futuro asesinato'.

Sentencia previa parte, como cualquier historia del género negro, de las convenciones de la tragedia clásica: aquel oráculo hecho de tres voces anuncia que John Anderton, jefe de la división de precrímenes, va a cometer un asesinato, y él, que ha perdido a su hijo y a su esposa y se ha dedicado a su trabajo como un sacerdote a su religión, se ve obligado a huir en un mundo que ha puesto ojos en todas las esquinas. Eso es: ese hombre honesto, que no ha podido superar su pérdida, va a obrar en contra de su conciencia. Y, como cualquier héroe trágico, prefiere ser ciego al respecto.

Cree, como los personajes de Hitchcock, que es el hombre equivocado. Y se dedica a investigar quién está detrás de su desgracia. Y entonces, mientras enfrenta los obstáculos de su pesadilla, Spielberg se dedica a hacer pies de página al cine policíaco: parte del ojo abierto, las tijeras clavadas en la espalda y los anteojos en el suelo de las películas de Hitchcock; reconstruye la escena en la ensambladora de carros que quiso filmar el maestro del suspenso; nombra a sus tres videntes Agatha, Dashiell y Arthur en honor a aquellos escritores del género; repite personajes y torturas de La naranja mecánica.

Y eso no es todo. Sentencia previa es una tragedia y un relato para adivinar quién es el asesino, sí, pero también es una historia de ciencia ficción. Y esas narraciones, se sabe, sólo nos hablan del futuro para mostrarnos como somos y criticar nuestro presente. Y la idea de Spielberg es, de nuevo, que hemos sido condenados a fracasar en el intento de ser dioses. Eso nos dicen esos planos desde arriba. Que jamás solucionaremos los problemas humanos. Que la miseria, la soledad y la insatisfacción siempre serán nuestra marca de estilo.

Spielberg ha vuelto, pues, a las persecuciones irreflexivas, la muerte de la inocencia, la búsqueda de la fe, la arrogancia humana y esos finales demoledores que parecen felices. Y ha conseguido, de paso, algunas de las mejores imágenes de su carrera: bastará hablar de un Tom Cruise que entra al futuro como un director de orquesta, se esconde de horribles arañas eléctricas y persigue sus propios ojos por las escaleras. Sí, quizá se trate de un clásico. Si un clásico es un resumen, una antología, una parodia.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Se cumplen 30 años del Concierto de Conciertos

    close
  • La respuestas a la tala de árboles

    close
  • Hay que aprender a comer

    close
  • Rodrigo Pardo analiza la encuesta de Invamer

    close
  • "El mundo cambió. Hoy se requiere mayor flexibilidad en las normas laborales"

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1898

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.