Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/15/1995 12:00:00 AM

VISPERA ETERNA

La muerte de Tobías Enrique Pumarejo no alcanzó a disipar la polémica sobre la autoría de "La vispera de año nuevo", aunque pocos dudan que fue él quien la escribió

VISPERA ETERNA VISPERA ETERNA
MUCHO ANtes de fallecer el pasado 8 de abril, a sus 89 años, Tobías Enrique Pumarejo ya había pasado a la historia de la música popular colombiana. Sus versos melodiosos y nostálgicos de La víspera de año nuevo, una canción grabada en los primeros dias de 1949 por Guillermo Buitrago, se convirtieron en el himno por excelencia de las festividades decembrinas.
Lo que muchos no saben es que esta canción no fue compuesta por don Toba para despedir el año viejo sino para lograr el perdón de su novia Doris del Castillo Altamar, a quien -después de sonsacarla a escondidas, para irse a vivir con ella- la dejó luego abandonada en la finca Cuatro Bocas, Cesar, justamente para la víspera del año nuevo de 1946. "Don Toba se fue a parrandear el 30 de diciembre de 1945 con unos amigos a un sitio que se llama Los Venados y volvió hasta el 2 de enero del 46. Como encontró a Doris furiosa, sacó un papelito y ahí mismo le escribió los versos", asegura Ricardo López, yerno de don Toba y quien desde hace años se dedica a rescatar la obra musical de su suegro.
El poema se convirtió en canción en 1948, cuando don Toba se encontró con el cantante Guillermo Buitrago a la salida de una presentación que éste hacía en el teatro Cesar, de Valledupar. Según Efraín Torres, quien era el guacharaquero del conjunto de Buitrago, don Toba los invitó a parrandear y les cantó varias canciones, entre ellas, La víspera de año nuevo, Muchachas patillaleras y Las sabanas del diluvio.
A Buitrago le gustó La víspera de año nuevo y a comienzos de 1949 la grabó con el acompañamiento de un conjunto, al parecer Los Piratas de Bocachica o Los Trovadores del Barú. El éxito llegó de inmediato y en las navidades de 1949 esa canción fue la más vendida en discos y la más escuchada en las emisoras junto con Pachito Eché, del compositor bogotano Alex Tovar, y Sebastián rómpete el cuero, del cartagenero Daniel Lemaitre. Sin embargo, el éxito de su composición se convirtió en un dolor de cabeza para don Toba, pues la casa grabadora de Buitrago -discos Fuentes- le desconoció la autoría sobre la música y la letra.
El problema se originó porque Buitrago falleció el 9 de abril de 1949, pocos días después de haber grabado la canción y no dejó constancia ni advirtió a la casa grabadora de que su autor era Tobías Enrique Pumarejo. El 5 de diciembre de 1949, esa y otras canciones grabadas por Buitrago fueron registradas ante la Dirección Nacional de Derecho de autor por Toño Fuentes -propietario de la fábrica de discos- quien manifestó ante esa dependencia que él era el verdadero compositor. (La declaración está consignada en el libro 3, tomo I, partida 26 de derechos de autor).
El asunto se complicó aún más cuando, unos años después, el 24 de mayo de 1954, la viuda de Buitrago compareció ante la misma entidad para dejar constancia de que el autor había sido su propio esposo.
Los familiares de don Toba ya han acudido ante discos Fuentes para que se reconozca la autoría del compositor sobre La víspera de año nuevo, pero aún no se ha llegado a un acuerdo. "Que es de don Toba, dice Ricardo López, no hay duda. Compositores como Emiliano Zuleta o Consuelo Araújo dan testimonio de ello. Incluso sostienen que la canción se llamó originalmente Gozando con mi morena y creen que Buitrago o Fuentes la rebautizaron".
Como reconocen muchos folclorólogos, no hay muchas dudas de que la canción es de don Toba y que hoy forma parte de esos clásicos populares que los colombianos se saben de memoria. Como dice Juan Gossaín, ese es el "vallenato más hermoso del mundo".
Pero si esa canción no le hubiera bastado para lograr la inmortalidad, habría tenido otras 50 composiciones igual de memorables, como Callate corazón, esa que dice '..una pena y otra pena son dos penas para mí, ayer lloraba por verte y hoy lloro porque te vi'. -

VIDEOS MÁS VISTOS

  • ¿Qué pasaría si gana Bolsonaro?

    ¿Qué pasaría si gana Bolsonaro?

    close
  • El desafío de reducir la desigualdad económica

    El desafío de reducir la desigualdad económica

    close
  • "Es una refrendación de mi inocencia": Cepeda gana batalla jurídica a Uribe

    "Es una refrendación de mi inocencia": Cepeda gana batalla jurídica a Uribe

    close
  • Las razones por las que los estudiantes continúan marchando

    Las razones por las que los estudiantes continúan marchando

    close
  • Los mitos más populares de la ciencia

    Los mitos más populares de la ciencia

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1902

PORTADA

Memorias de medio siglo

Enrique Santos Calderón cuenta las últimas cinco décadas en Colombia a través de su papel en el movimiento estudiantil de los sesenta, su militancia en la izquierda en los setenta, su pluma en ‘Contraescape’, su oficialismo como director de ‘El Tiempo’ y su relación con el hermano-presidente.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1902

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.