Home

Deportes

Artículo

Andrés Balanta, jugador colombiano que falleció en Argentina a los 22 años.
Andrés Balanta, jugador colombiano que falleció en Argentina a los 22 años. - Foto: Getty Images (Diseño Semana)

deportes

Andrés Balanta: el cuerpo del futbolista fue sepultado en el Cementerio Metropolitano del Sur de Cali

El joven deportista fue sepultado en la tarde de este domingo.

Sobre las horas de la tarde de este domingo 4 de diciembre, cientos de hinchas se desplazaron hasta la sede del Deportivo Cali Alex Gorayeb, ubicada en la calle 34 norte de la capital del Valle, para acompañar desde ese lugar en caravana el cuerpo del futbolista Andrés Felipe Balanta Cifuentes, quien fue sepultado en el Cementerio Metropolitano del Sur.

En medio de cánticos del equipo azucarero, los familiares, amigos, hinchas y compañeros de Balanta acompañaron la caravana hasta llegar al cementerio.

Al lugar arribaron personalidades como el médico del Deportivo Cali, Fabián Portela, y los jugadores Kevin Velasco, Germán Mera, José Caldera, Aldair Gutiérrez, Juan Camilo Angulo, Jhojan Valencia, Teófilo Gutiérrez, Jhon Vásquez, entre otros.

Con una calle de honor fue recibido el cuerpo del futbolista, quien tenía 22 años y falleció durante un entrenamiento del Atlético Tucumán en Argentina, donde se desplomó repentinamente y, a pesar de los esfuerzos hechos por los médicos, no lograron revivirlo.

Antes de ser sepultado se propició una ceremonia religiosa en la que una persona allegada a Andrés Balanta compartió la palabra de la biblia Juan 11 que dice:

“17 Vino, pues, Jesús, y halló que hacía ya cuatro días que Lázaro estaba en el sepulcro. 18 Betania estaba cerca de Jerusalén, como a quince estadios; 19 y muchos de los judíos habían venido a Marta y a María, para consolarlas por su hermano. 20 Entonces Marta, cuando oyó que Jesús venía, salió a encontrarle; pero María se quedó en casa. 21 Y Marta dijo a Jesús: Señor, si hubieses estado aquí, mi hermano no habría muerto. 22 Mas también sé ahora que todo lo que pidas a Dios, Dios te lo dará. 23 Jesús le dijo: Tu hermano resucitará. 24 Marta le dijo: Yo sé que resucitará en la resurrección, en el día postrero. 25 Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. 26 Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto? 27 Le dijo: Sí, Señor; yo he creído que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, que has venido al mundo”.

“Él ha entrado a la presencia de Dios, aunque esté muerto vivirá, porque su vida espiritual va a continuar. Andrés me visitó antes de irse a Argentina y aceptó a Jesús en su corazón; fue un gran amigo, hermano, hijo y futbolista. Quiero que todos ustedes tomen su ejemplo”, dijo un amigo del futbolista.

Finalmente, llegó el momento que sus allegados querían evadir, despedirlo. En medio del llanto y cánticos, Andrés Felipe Balanta Cifuentes, el futbolista que hizo inmensamente feliz a la hinchada del Deportivo Cali por haber hecho parte del décimo título para el equipo azucarero, fue sepultado.

Uno de sus excompañeros del Cali se desgarró en llanto

En medio del funeral de Andrés Balanta, el capitán y referente del Deportivo Cali, Teófilo Gutiérrez, dedicó unas palabras a la madre de Balanta: “Quiero decirle, señora madre de Balanta, que debe sentirse orgullosa; nadie compra la felicidad, y él siempre nos representó bien a donde fue. Agradecerle a Dios por estos años que lo tuvimos, dejó un gran legado en Deportivo Cali”.

Precisamente, en esta dura ceremonia donde hicieron presencia varios excompañeros suyos, hubo un momento desgarrador que tuvo como protagonista a Kevin Velasco, quien en medio de la dedicatoria de unas palabras a su compañero de profesional no pudo seguir y se desagarró en llanto:

“Gracias por siempre brindar alegrías a cada uno de tus familiares. Gracias Balanta porque gritaste tus goles con ganas de sacar adelante a tu familia, cada uno de tus compañeros te va a recordar siempre”.

Mientras decía “te amamos mucho” y seguía con sus emotivas palabras, no pudo continuar y el dolor le hizo doblarse de tristeza. De inmediato, Teófilo Gutiérrez y German Mera se acercaron a él para brindarle abrazarlo en busca de apoyarlo durante el doloroso momento que se veía estaba sintiendo.