cápsulas

Cuatro ‘tips’ para financiar estudios universitarios en Colombia


Con el inicio de un nuevo año estudiantil es necesario hacer una pausa en el camino para revisar los presupuestos familiares y buscar la mejor alternativa para pagar las matrículas en las universidades. Y es que el factor monetario suele ser determinante a la hora de emprender o continuar una carrera universitaria.

Desde que empezó la pandemia, existen múltiples opciones financieras para acceder a una universidad en Colombia como créditos, becas, subsidios educativos, auxilios, entre otros, que les han permitido a miles de estudiantes iniciar o continuar sus carreras.

Por ello, DataCrédito Experian entrega algunas recomendaciones a tener en cuenta para aquellas familias que optaron por una de estas facilidades financieras o están contemplando la idea de iniciar una obligación con un crédito educativo:

  1. Entienda adecuadamente las opciones. Antes acceder a una de las opciones de financiación, investigue de manera exhaustiva todos los productos financieros que existen en el mercado para escoger el que más se adecúe al perfil del interesado. Aquí, es importante evaluar las diferencias entre las entidades del Estado que promueven la educación (como el Icetex) y las entidades privadas. En cualquier caso, es prioritario entender cuáles son todas las condiciones: la tasa de interés, el monto, el plazo, los valores de las cuotas, las fechas de pago y las sanciones ante incumplimientos.
  2. Asegúrese de tener capacidad de pago y cumplir con las fechas establecidas para ello. Los créditos educativos muchas veces son la puerta de entrada para crear un historial crediticio, por lo cual se debe ser cuidadoso para mantenerlo sano. Por ello, tener un correcto dominio de su vida crediticia y conocer su historia de crédito le ayudará a tener un mejor manejo de sus finanzas, cumplir con su obligación educativa y mantener un score de crédito que refleje sus buenos hábitos de pago.
  3. Planear cuidadosamente los estudios universitarios. Es importante tener claro y estar seguro del estudio que se piensa emprender y la universidad indicada, con sus respectivos precios. Muchas universidades del país cuentan con sus propios convenios con diferentes entidades financieras o inclusive con sus propias líneas de crédito educativo, por lo cual existe la posibilidad de acceder de manera más fácil a un préstamo con beneficios para los estudiantes de esa misma institución.
  4. Los recursos disponibles son una buena opción Los ingresos adicionales como las cesantías y el pago de las primas son una buena opción para poder cubrir una porción del pago de los semestres y así reducir los montos que se soliciten a las entidades financieras para costear la matrícula. Esto puede ser parte de una planeación anual, en la que se destinan porcentajes determinados al pago de un crédito educativo.