Tendencias

deuda externa

Colombia y su deuda externa, ¿una historia de éxito?

El manejo de la deuda por parte de Colombia ha sido ejemplar a lo largo de la historia. Eso le ha permitido al país, por ejemplo, colocar US$2.500 millones, en medio de la crisis mundial y la tensión en los mercados financieros provocadas por la pandemia.

A pesar de todas las vicisitudes, Colombia siempre ha honrado sus deudas. Otros países como Argentina, han tenido que dejar de cumplir con sus obligaciones y eso resulta mucho más costoso para ellos.

Por el contrario, Colombia, siempre y en todo momento, ha decidido pagar. De eso hay muchos ejemplos.

El primero de ellos se dio durante la década de los 80, cuando tuvo lugar la gran crisis de la deuda latinoamericana. Muchos países de la región decidieron repudiar su deuda. A comienzos de los años 80, Colombia tenía un saldo de deuda externa de US$7.500 millones. 

Lea también: Colombia financiará faltante de caja con más deuda externa

Luego vino otra gran crisis: la de finales de los 90. En ese contexto, Colombia mantuvo su costumbre de pagar lo que debe, a pesar de las dificultades que tuvo para que le prestaran.

El saldo de deuda hacia el año 1999 era de US$34.400 millones, representando 40,6% del PIB. En ese momento las puertas de los mercados internacionales prácticamente se cerraron. Colombia debió comprometerse con un duro paquete de ajuste.

El entonces director de crédito público, Juan Mario Laserna, puso a Colombia de nuevo en el radar. Entre 1999 y 2002, el país puso en los mercados internacionales casi US$8.000 millones en nuevas emisiones.

Hacia finales de la primera década de este siglo, exactamente en 2008, con la caída de Lehman Brothers y el inicio de la gran crisis mundial el financiamiento también prácticamente se cerró. 

Le recomendamos: Colombia ya sobrepasó el endeudamiento externo previsto para todo 2020

El asunto se complicó aún más hacia 2009 y por eso el gobierno tuvo que salir a hacer un prefinanciamiento de la siguiente vigencia. Logró conseguir US$2.000 millones. Aún así, el país siguió cumpliendo con sus obligaciones.

Ahora, en medio de la crisis por el coronavirus, el país logra volver a los mercados internacionales y obtiene US$2.200 millones. Al 30 de marzo pasado, Colombia tenía un saldo vigente de deuda externa pública de US$29.389 millones.

El manejo ortodoxo de su política de endeudamiento exterior le ha permitido a Colombia valerse de los mercados internacionales en momentos críticos. La historia muestra que honrar las deuda ha sido una buena estrategia.